Por primera vez en 36 años, el PSOE está a las puertas de perder el gobierno de Andalucía. Una debacle electoral sin precedentes, con tan solo 33 escaños de los 109 posibles, se lo pone casi imposible a Susana Díaz pese a mantenerse como la opción más votada. En Ferraz ya asumen un pacto PP-Ciudadanos apoyado por VOX y se empieza a hablar de decisiones drásticas.

El pánico empezó a cundir en las filas socialistas a las dos de la tarde. Los datos de participación, de hasta siete puntos inferiores en algunas provincias con respecto a los comicios de 2015, empezaban a indicar una gran desmovilización en el voto de izquierdas que se confirmó una vez conocido el escrutinio final.

Ya con los datos de oficiales en la mano, un alto cargo del PSOE andaluz, consultado por Confidencial Digital, confirmaba que la clave de la debacle socialista ha estado en la poca movilización lograda por el partido: “En Sevilla, la participación en los barrios que votan tradicionalmente a la derecha superaba en 15 puntos a la de los barrios más afines a nosotros”.

Primeras peticiones de “Susana dimisión”

La escasa participación de los votantes socialistas en estas elecciones, un hecho sin precedentes en Andalucía, ha provocado que cargos históricos del PSOE andaluz empezaran a señalar a última hora de la noche a Susana Díaz como la principal culpable.

Un importante miembro del último gobierno de José Antonio Griñán, contactado con ECD, dejó clara su postura: “Susana tiene que dimitir. Su campaña ha sido demasiado oficialista y no ha movilizado al electorado. Además, ha cometido una serie de errores de cálculo que son imperdonables”.

En ese sentido, señala que ayer domingo fue “día laborable” en Jaén para los trabajadores del olivar, que están en plena recogida de la aceituna. “Algo que muchos sabemos en Andalucía y que Díaz, teniendo en cuenta que Jaén es uno de nuestros feudos, tenía que haber sopesado a la hora de elegir la fecha de las elecciones”.

La presidenta quiere aguantar

Desde el equipo de la todavía presidenta de la Junta, sin embargo, no quieren tirar todavía la toalla. Tal y como ha declarado la propia Díaz, la intención del PSOE andaluz es tomar la iniciativa para formar gobierno aprovechando que el partido ha sido la fuerza más votada en los comicios.

La líder socialista ha apelado a los “partidos constitucionalistas” –en referencia a PP y Ciudadanos– y también a la “otra fuerza de izquierdas” (Podemos) para evitar que el próximo gobierno de la Junta dependa de la “extrema derecha” de VOX.

Desde el PSOE andaluz, en este sentido, van a defender la viabilidad de un gobierno constitucionalista liderado por Susana Díaz, y con presencia de representantes de Ciudadanos. Para ello, no obstante, sería necesario el apoyo en la sesión de investidura de PP o de Podemos, algo que, reconocen, “está muy muy difícil”.

Los planes de Pedro Sánchez

En Moncloa y en Ferraz se siguió con atención la jornada electoral en Andalucía. Y, una vez conocidos los resultados, los equipos de Pedro Sánchez tanto en el Gobierno como en el PSOE coinciden en la misma conclusión: “Hay que tomar decisiones”.

Las fuentes consultadas por este diario afirman que Pedro Sánchez respaldará la estrategia de Susana Díaz de intentar formar gobierno, aunque esté abocada al fracaso: “Su intención es poner en marcha el plazo para elegir presidente cuanto antes para intentar provocar nuevas elecciones si la derecha no se pone de acuerdo. Pero es algo imposible”.

Pese a ello, el presidente del Gobierno “la dejará hacer” para evitar que la actual crisis del PSOE, focalizada en Andalucía, se agrave más y le perjudique a él de cara a unas elecciones generales. No obstante, señalan altos cargos socialistas afines a Sánchez, “Susana Díaz debe asumir que su etapa al frente del partido en la región ha acabado”.

La intención del jefe del Ejecutivo, añaden estos mismos dirigentes, es “aguantar” con Díaz hasta el adelanto de las elecciones generales para, una vez celebradas, y si consigue mantener el Gobierno, forzar un congreso regional en Andalucía para elegir nuevo líder autonómico.

Resurge el “súper-domingo electoral” del 26-M

Sobre la fecha a celebrar esas elecciones generales, los cargos nacionales del PSOE consultados por este diario apuntan a que, dentro del partido, vuelve a sonar con fuerza la opción del “súper-domingo electoral” el 26 de mayo, haciendo coincidir esos comicios con las autonómicas, las municipales y las europeas.

Los defensores de esta tesis explican que el auge de VOX puede movilizar el “voto del miedo” a la extrema derecha de los votantes de izquierdas y que, por tanto, el PSOE podría recuperar votos para las generales. Además, apuntan, “no podemos aguantar hasta octubre porque, tras lo de Andalucía, el desgaste va a ser enorme”.

Preguntados por la opción de marzo, los cargos socialistas consultados lo consideran “algo precipitado”, ya que la herida de Andalucía no habría cicatrizado y, además, es muy posible que aún sigan abiertas las negociaciones para formar gobierno en la Junta. No obstante, tampoco descartan totalmente esa posibilidad.

El PP ve presidente a Juanma Moreno…

Si en el PSOE no daban crédito a los resultados de ayer, en la sede nacional del PP dirigentes del partido recordaban que ellos, durante la semana pasada, ya apuntaban a un triunfo de los partidos de derecha frente a los socialistas y Podemos.

Un integrante de la ejecutiva de Pablo Casado, contactado por ECD, afirma que “nuestros datos indicaban que el PSOE se la pegaba y que no habría sorpasso de Ciudadanos a nosotros, aunque iba a subir mucho y eso nos iba a permitir llegar a la Junta”.

Los sondeos de Génova, además, pronosticaban la entrada de VOX en el Parlamento andaluz, aunque no con tanta fuerza: “Nadie esperaba esos doce escaños. Nosotros tampoco. Pero lo que está claro es que los andaluces no quieren más gobiernos de izquierda al frente de la Junta.

Así las cosas, el PP apuesta por la presidencia de Juanma Moreno, a pesar del anuncio de Ciudadanos de querer hacer presidente a Juan Marín: “Somos la segunda fuerza más votada y somos nosotros los que tenemos que liderar la alternativa al PSOE en Andalucía después de casi 40 años”.

Respecto a las posibles exigencias de Ciudadanos y de VOX, en el PP descartan que los de Santiago Abascal quieran entrar en el Gobierno, pero dudan de las intenciones de Rivera y Marín: “Ahora dicen que quieren presidir ellos, pero es posible que acepten, a última hora, investir a Juanma para evitar nuevas elecciones”.

No obstante, añaden, tampoco ven imposible, ni mucho menos, un gobierno en solitario del candidato popular con los votos de Ciudadanos y VOX en la investidura: “Habiendo más elecciones en mayo, es posible que prefieran estar en la oposición para desgastarnos de cara a esos comicios aprovechando nuestra minoría parlamentaria”.

… y anuncia que “recuperamos Madrid”

En todo caso, y a pesar de que el PP ha perdido votos en Andalucía con respecto a hace cuatro años, la euforia se ha desatado en Génova por los resultados del 2-D: “Hace dos meses, Juanma Moreno estaba desahuciado. Pero Pablo Casado se ha partido el cobre y, con la subida de C´s y la irrupción de VOX, al final será presidente”.

Un cambio de escenario que, apuntan estas mismas fuentes, abre la puerta a recuperar muchos gobiernos, sobre todo municipales, perdidos en 2015: “La llegada de Casado ha frenado la sangría de votos y ahora somos nosotros los que podemos llegar a acuerdos para constituir mayorías”.

Los dirigentes nacionales consultados, de hecho, apuntan directamente a Madrid como uno de los feudos a recuperar: “El electorado de la capital es parecido al de Sevilla, y allí la derecha ha obtenido buenísimos resultados. Vamos a recuperar el Ayuntamiento porque ya sumamos más que las izquierdas”.

Ciudadanos: “Ni Juanma ni Susana”

Ese pacto entre fuerzas de derecha liderado por el PP, sin embargo, es, al menos a estas horas, rechazado tajantemente por Ciudadanos en el caso de Andalucía.

Tanto Albert Rivera como Juan Marín han defendido que sea el candidato naranja quien presida la Junta porque “solo desde un proyecto de centro se puede liderar el cambio en Andalucía”.

La intención de Ciudadanos, confirma a ECD uno de los dirigentes nacionales más próximos a Casado, es “plantear la investidura de Juan Marín con el apoyo de PSOE y PP”, ya que “son los únicos que pueden aglutinar todo el voto constitucionalista”.

Rechazada la candidatura de Moreno Bonilla, desde C´s también cierran la puerta a una coalición con Susana Díaz apoyada en la investidura por Podemos, un escenario que desde el entorno de la todavía presidenta se ha empezado a mover y no disgusta ni a Pablo Iglesias ni a Teresa Rodríguez.

Cuestionado a este respecto, el dirigente antes citado no ha podido ser más contundente: “Susana Díaz no va a presidir la Junta de Andalucía”.



Source link

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies