Pedro Sánchez y el PSOE acumularon este martes noticias positivas. La designación de Meritxell Batet como presidenta del Congreso ha supuesto la primera victoria parlamentaria del jefe del Ejecutivo en esta nueva legislatura. Además, el desarrollo de esa votación allana, en opinión de Moncloa, el camino para la investidura.

175 votos. Ese fue el número de apoyos que logró Batet en las dos votaciones para elegir la presidencia de la Cámara Baja. A pesar de quedarse a un solo escaño de la mayoría absoluta, la ex ministra salió elegida en segunda vuelta, al obtener más votos que su rival, Ana Pastor.

Esa proclamación en segunda vuelta, explican a Confidencial Digital dirigentes socialistas consultados ayer en el Congreso de los Diputados, es la que espera repetir Moncloa en el debate de investidura, y con los mismos apoyos: “Faltaría un voto más para la mayoría absoluta, pero en segunda votación es suficiente con tener más ‘síes’ que ‘noes’ y eso se ha demostrado que se puede lograr”.

Dependerá de ERC

El pasado 29 de abril, Confidencial Digital contó cómo se vivió en Ferraz el escrutinio de las elecciones generales, y cómo se siguió, con especial atención, el recuento de votos en Melilla. Durante más de dos horas, Coalición por Melilla fue, durante esa noche electoral, dueña del escaño en la ciudad autónoma. Pero finalmente, y por un “puñado de votos”, el diputado fue para el PP.

Ese trasvase de última hora echó por tierra los cálculos que ya entonces se hacían en Ferraz: con 123 escaños del PSOE, más 42 de Podemos, 6 de PNV, 2 de Coalición Canaria, 1 de Compromís, 1 del Partido Regionalista de Cantabria y 1 de Coalición por Melilla había mayoría de 176 escaños para no depender de los independentistas. No obstante, ese escenario deseado no fue posible.

Desde la noche del 28 de abril, en Moncloa y en la sede federal del PSOE se empezó a aceptar que Pedro Sánchez necesitaría de la abstención de ERC para que la investidura de Pedro Sánchez saliera adelante con más votos a favor que en contra.

Por ese motivo, desde Ferraz empezaron a aparecer voces favorables a un acercamiento a Esquerra, que incluso defendieron un pacto a nivel nacional con los republicanos y Podemos para tener un gobierno monocolor en España y uno liderado por ERC en Cataluña con los apoyos externos de ERC y en Comú.

No obstante, el veto de los republicanos, y de JxCAT, a Miquel Iceta sembraron las dudas sobre la predisposición de los independentistas a cualquier entendimiento con el PSOE y, por tanto, a hacer presidente a Sánchez.

De los votos nulos a la abstención

La sensación, ahora, es totalmente diferente. La postura adoptada por Esquerra, y también por la antigua Convergència, en la votación de la presidencia y la Mesa del Congreso deja entrever que los independentistas no pondrán obstáculos a la investidura de Pedro Sánchez.

Los diputados de ERC, con Oriol Junqueras a la cabeza, introdujeron en sus papeletas un escrito con la palabra “Llibertat”, por lo que sus votos fueron nulos. Los de JxCAT decidieron votar en blanco.

Las fuentes socialistas consultadas por ECD afirman que, de cara a la investidura, “la sensación” es que actuarán de la misma forma: “Solo tienen que cambiar esos votos nulos o en blanco por la abstención, y todo apunta a que el sentido de su voto es ese. Porque no quieren legitimar los nombramientos de las instituciones del Estado”.

Al PSOE le bastaría con una sola abstención para que hubiera más ‘síes’ (175) que ‘noes’ (174). No obstante, en Ferraz confían en que el resultado sea más holgado con la abstención de los 15 diputados de ERC e, incluso, de los 7 de JxCAT.

La suspensión de los políticos presos

Además, en el PSOE tampoco descartan otro tipo de “abstención”, por “incomparecencia”, de los independentistas.

Las fuentes consultadas recuerdan que hasta cuatro diputados –Oriol Junqueras, Jordi Sánchez, Jordi Turull y Josep Rull- pueden ser suspendidos de sus funciones en los próximos días, por lo que no podrían ejercer sus cargos en el Congreso.

Ante esa situación, podrían renunciar a su acta en la Cámara, pero en el PSOE recuerdan que eso mismo ya pasó en el Parlament y que tanto ERC como JxCAT “reservaron el escaño” a los políticos presos.

De darse esa circunstancia, “el pleno del Congreso pasaría de 300 a 296 escaños, por lo que con 175 votos a favor tendríamos mayoría absoluta en la investidura”.



Source link

La Dirección

La Dirección

Editor, emprendedor, inconformista...
La vida es eso que pasa mientras haces planes de futuro
La Dirección

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies