Vista fronta de la basílica del Valle de los Caídos, donde está enterrado Franco.

El anuncio del Gobierno de Pedro Sánchez de exhumar la momia de Francisco Franco ha tenido ya un efecto palpable: las visitas al Valle de los Caídos se dispararon el pasado año, hasta el punto de registrarse la mayor afluencia desde 2007.

Según los datos facilitados a El Independiente por Patrimonio Nacional, que gestiona ‘temporalmente’ el complejo desde 1982, Cuelgamuros recibió durante el pasado año 378.875 visitantes, cifra que representa un incremento del 33,75 % en relación con 2017. Tras el descenso registrado en 2014, cuando se contabilizaron 18.754 visitantes menos que en 2013, es el cuarto ejercicio consecutivo con subidas tras los 254.059 de 2015, los 262.860 de 2016 y los 283.277 de 2017.

Pedro Sánchez alcanzó la Presidencia del Gobierno el 2 de junio tras prosperar la moción de censura y 25 díase después adelantó a los periodistas en una conversación informal en los pasillos del Congreso de los Diputados su intención de trasladar los restos del dictador del Valle de los Caídos antes de agosto. Lo que ocurrió ese mes es que el Consejo de Ministros aprobó iniciar el procedimiento administrativo con el que pretende ejecutar una de sus medidas ‘estrella’, sin que haya llegado todavía a su fin. La oposición de los nietos de Franco y de la comunidad religiosa benedictina que custodia el templo augura que el proceso acabará en el Tribunal Supremo.

Las estadísticas ponen de manifiesto que el repunte de visitas se cimentó durante el segundo semestre de 2018, coincidiendo con la llegada de  Sánchez al Ejecutivo. De julio a diciembre se contabilizaron concretamente casi 265.000 visitas, cifra ligeramente inferior a la registrada durante los 12 meses de 2017. Ello lo que da una idea del interés de la ciudadanía por conocer el monumento que el dictador ordenó levantar tras el final de la Guerra Civil ante el proyecto de exhumación y en el que Juan Carlos I ordenó enterrarlo tras su muerte en 1975.

El repunte tuvo lugar en el segundo semestre, tras la llegada de Pedro Sánchez al Gobierno y el anuncio de exhumación de la momia del dictador

De enero a junio no sólo no aumentaron sino que la venta de entradas cayó un 11,7 %: de 130.592 a 115.408. De acuerdo con los datos aportados por Patrimonio Nacional, el mes con la cifra más elevada fue agosto (60.024), seguido de septiembre con 53.072. El crecimiento fue sostenido durante el segundo semestre de 2018.

Con todo, aún queda lejos la cota histórica de visitas que el monumento registra. Fue, en concreto, en 2001, cuando 504.025 personas pasaron por Cuelgamuros (casi 116.000 más que en 2018). En 2007 la afluencia se situó en 419.396 personas y en 2006 en 402.315.

La basílica permaneció cerrada desde noviembre de 2009 a junio de 2012 debido a desprendimientos en el Cristo de la Piedad, permitiéndose el acceso solamente al templo para la misa conventual y no vendiéndose entradas. Ello explica que, en 2012, la afluencia fue de 179.554 personas.



Source link

La Dirección

La Dirección

Editor, emprendedor, inconformista...
La vida es eso que pasa mientras haces planes de futuro
La Dirección

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies