El PP está ante uno de los momentos más delicados de su historia. La debacle el 28 de abril ha dejado al partido al borde de la bancarrota y las previsiones electorales para el 26 de abril no son mucho mejores. Si en Génova ya admiten que empieza a cundir el pánico, en las sedes provinciales la situación es de máxima angustia.

Tal y como se informó en estas páginas, en muchas sedes locales del PP empieza a hablarse ya de “suspensión de pagos” tras las generales y de la necesidad de hacer fuertes reestructuraciones de plantilla. Una tesis que la ejecutiva nacional no desmiente: “Somos una empresa que no ha cumplido sus objetivos y tendrá que haber ajustes”.

La situación, por tanto, es ya “límite”, pero las fuentes consultadas por Confidencial Digital advierten que irá a peor. Sobre todo, añaden, en las provincias pequeñas, donde el PP ha notado más el avance del PSOE y el gran retroceso de los populares a nivel nacional.

Las provincias más afectadas

Las peor paradas, reconocen desde el PP, son las ejecutivas locales de las provincias en las que solo hay tres escaños en juego para el Congreso, como Guadalajara, Ávila, Soria, Teruel y Palencia, por poner solo algunos ejemplos.

En todas ellas, aunque hay más casos, el PP obtuvo, en las generales de 2016, dos de los tres escaños a la Cámara Baja. Y, además, tres de los cuatro representantes en liza para el Senado. Ahora, sin embargo, la situacuón ha dado un giro de 180 grados.

El avance del PSOE, y también de Ciudadanos, ha provocado un reparto de los tres escaños al Congreso se repartan entre las tres formaciones, por lo que el PP, en las provincias citadas, ha perdido uno respecto a 2016. Para el Senado, la caída es aún mayor: “Hemos pasado de tener 3 a 1 en esas circunscripciones”.

No hay ni para pagar el alquiler

La consecuencia de esta gran caída en las provincias pequeñas ha provocado, según las fuentes consultadas, que “vayamos a dejar de ingresar 900 euros menos todos los meses o, lo que es lo mismo, 10.000 euros menos al año”.

Con esa pérdida de subvenciones, el PP tendrá que hacer frente a los siguientes gastos a un coste medio de 5.000 euros mensuales por cada sede provincial. El desglose sería el siguiente:

2.000 euros en alquiler.

–Sueldo de dos administrativos. El del gerente, sin embargo, lo paga la sede nacional del partido.

–Sueldo del responsable de prensa.

Gastos de luz, agua y teléfono.

Las fuentes consultadas por ECD explican es “imposible” el pago de 2.000 euros de alquiler y que, por tanto, “ahora habrá que irse a un pisito, de unos 400 euros al mes”. Además, “habrá que despedir a dos personas como mínimo y quedarse con uno como máximo. Quizá a media jornada”.

El problema, sin embargo, podría ser aún mayor: “Si la sede es comprada en vez de alquilada, no se va a contar con la flexibilidad para abandonarla y optar por una más pequeña. Va a haber que seguir pagando la hipoteca”.

Sin ayudas de Génova

Este gran problema para las ejecutivas provinciales es totalmente insalvable, y poco, o nada, puede hacer la dirección nacional, más allá de seguir pagando a los gerentes, como ha hecho hasta ahora.

Desde estas sedes locales explican a ECD que Génova 13 “antes enviaba dinero para cosas concretas, ayudas puntuales… Pero eso se acabó”. De hecho, no se descarta que “ahora pida que seamos nosotros los que enviemos dinero para ayudar”.



Source link

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies