Parece increíble que, después de tantos años de travesía del desierto (cuesta abajo), Axl Rose sea ahora la estrella del rock más grande del planeta. En un momento básicamente glorioso en el que la máquina registradora suena tan fuerte como los aplausos y los aullidos de un público que abarrota sus conciertos, los Guns n’ Roses, reconciliados ya y reconvertidos en una banda de cincuentones supuestamente sanos, están de celebración.



Source link

La Dirección

Editor, emprendedor, inconformista...
La vida es eso que pasa mientras haces planes de futuro
La Dirección

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies