El partido gobernante de Japón decidió este martes elegir a su nuevo líder en una convención reducida, lo que apuntala las posibilidades como próximo primer ministro del actual jefe de Gabinete, Yoshihide Suga, considerado como un continuador de las políticas de Shinzo Abe.

La decisión fue adoptada en una sesión del consejo general del Partido Liberal Democrático (PLD), el grupo que, de la mano de Abe, lleva gobernando ininterrumpidamente Japón desde 2012 y que tiene una cómoda mayoría en la Dieta (Parlamento).

Se espera que esa elección se lleve a cabo el 14 de septiembre, según distintas fuentes políticas, aunque la fecha será confirmada este miércoles por el comité electoral del PLD. Días después la Dieta ratificará al elegido como nuevo primer ministro.

La decisión adoptada hoy era clave para saber cómo estaban las posibilidades de los distintos candidatos que han comenzado a surgir desde que Abe anunció su renuncia, el pasado viernes.

El sistema elegido aumenta las posibilidades de Suga, de 71 años, la mano derecha de Abe y quien garantiza la continuidad de su gestión para atravesar las turbulencias políticas por la pandemia del coronavirus y el impacto que está generando en la economía.

En una ocasión normal, el PLD elige a su líder, cada tres años, con los votos de sus legisladores (ahora son 394) e igual número de representantes de las bases del partido, hasta formar una convención general de 788 integrantes.

La urgencia en formar gobierno forzó a la dirección del PLD a utilizar otro sistema que ya se ha usado en el pasado: una convención reducida en la que votarán los legisladores y tres representantes de las ramas del PLD en cada prefectura, hasta un total de 535 miembros.

«Es importante que se asuma la carga (de la gestión gubernamental) lo antes posible», declaró a los periodistas el titular del consejo general del partido, Shunichi Suzuki, al dar a conocer los acuerdos del PLD alcanzados hoy.

«En estos momentos hay muchos temas pendientes, como el coronavirus, la economía, el presupuesto y el comienzo de la sesión de la Dieta», agregó Suzuki, quien señaló que en caso de que la decisión quedara en manos de una convención general la elección tendría que atrasarse un par de meses.

Mientras Suga aumenta sus posibilidades de ser el reemplazo de Abe, las pierde un peso pesado del partido, el exministro de Defensa Shigeru Ishiba, de 63 años, que en tres ocasiones intentó, sin éxito, destronar a Abe en el liderazgo del PLD.

Ishiba, una figura muy crítica con Abe, tiene mayores apoyos en las bases del partido, no así entre los legisladores, por lo que el sistema elegido representa un enorme obstáculo para hacerse con las riendas del PLD, y a la postre del Gobierno, una vez queda fuera del esquema Shizo Abe.

«El PLD debe ser un partido político nacional y un partido democrático, y debe llevar a cabo sus políticas con gran confianza, con un amplio consenso y comprensión de la gente», afirmó Ishiba en una rueda de prensa en la que confirmó su intención de aspirar al liderazgo del PLD, aunque sus posibilidades hayan quedado mermadas.

Se espera que este miércoles Suga haga formal su candidatura para dirigir el PLD. En las últimas horas ha mantenido una serie de reuniones para conseguir apoyos, pero cuando fue consultado hoy en su rueda de prensa diaria evitó referirse a esta elección interna.
De momento, según fuentes políticas citadas por la agencia local Kyodo, Suga tiene asegurado el apoyo de las dos facciones más poderosas del PLD y de una tercera menor, lo que le garantiza 199 de los 535 votos que serán emitidos, aunque se pueden sumar más en las próximas horas.

El próximo primer ministro será elegido en una sesión de la Dieta previsiblemente entre el 16 y el 18 de este mes, y se mantendría en ese cargo por lo menos hasta septiembre de 2021, cuando iba a terminar el mandato original de Shinzo Abe al frente del PLD.
Esos tiempos refuerzan la idea de apostar en favor de Suga para facilitar la transición.



Source link