Esta semana hemos podido contemplar, en mi caso con asco he de decirlo, el rifirrafe que han protagonizado la portavoz del Grupo Socialista en el Congreso de los Diputados, Soraya Rodríguez, contra la Vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría. La Socialista acusaba a la Popular de cobrar 600.000 euros en sobresueldos de su partido, preguntándole si no había pensado nunca en devolverlo (que pregunta tan tonta a mi juicio), también afirmó que Arias Cañete está invalidado como candidato a las elecciones europeas por haber recibido a su vez 300.000 euros también en sobresueldos y por haber ocultado la relación de sus empresas con las Administraciones Públicas, a lo que el candidato ha contestado que se trató de algún error de un subordinado (cómo no). Arias Cañete ha amenazado con denunciar a Rodríguez si no retira sus afirmaciones; como se nota que el señor no tiene ningún problema para abonar las tasas judiciales y contribuir así a la ralentizar la Justicia con estas gilipolleces.

Es curioso lo flexible que es la Ley de Incompatibilidades para los diputados y lo estricta que es para el resto de los funcionarios; lo de “quien hizo la ley, hizo la trampa” se ajusta a la perfección para todos estos individuos. A su vez la Señora Vicepresidenta acusó a la portavoz socialista de cobrar una cesantía que el Gobierno del PP eliminó. Curioso resulta el control exhaustivo del partido del gobierno en materias de sueldos de la oposición y la ceguera ante los suyos. Las cesantías consisten en un chollo que se sacaron de la manga para los diputados que han tenido un puesto en el gobierno saliente, que les permite cobrar un sueldo durante los dos años posteriores a haber ejercido dicho cargo. De este chollo se han aprovechado la mayoría de los Presidentes del Gobierno y Ministros salientes, tanto del PP como del PSOE.

Recordemos que la Señora Vicepresidenta renunció al permiso de maternidad, en mi opinión para avergonzar al resto de las mujeres que toman ese permiso que les corresponde por derecho; no tuvo ningún problema seguramente en pagar a alguien que se hiciera cargo de su retoño, a juzgar por el sueldo de 600.000 eurazos que se embolsó, según ella por trabajar mucho. Lo curioso del asunto es que ninguna de las dos negó la mayor de haber cobrado auténticos dinerales, con lo que deducimos que ambas tenían razón y cobraron esos sueldos. En cualquier caso eso demuestra la deslealtad de nuestros políticos para con el resto de ciudadanos a los que nos imponen unos recortes draconianos, mientras ellos viven a lo grande. Todavía alguno saldrá con el mantra que suelen utilizar en estos casos que es el de “en la calle ganaríamos más”. No nos cabe la menor duda ya que el efecto puerta giratoria desde la política a la empresa privada cada vez es mayor y más escandaloso y les asegura cobrar de las arcas públicas primero y luego de la empresa privada o viceversa. Esto se puede calificar de “Mafia Política”. Algun@ tendrá la poca vergüenza de decir que tiene vocación de servicio público. Las palabras de la Vicepresidenta en los pasillos del Congreso afirmando “no he cobrado un sobre en mi puta vida” son soeces para un miembro del Gobierno. No es necesario cobrar en sobres Señora Vicepresidenta, lo hiriente del caso es que encima es legal, hacen ustedes leyes para su beneficio.

Yo, tonto de mí, pensé que cuando las mujeres llegaran al poder, la cosa cambiaría y le darían un toque más práctico a la política. Efectivamente le han dado un toque práctico pero aplicado sólo a su propio beneficio. Todo se ha quedado en un “y tú más”.

Comparte y Disfruta These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • Facebook
  • Twitter
  • Meneame
  • Google Bookmarks
  • MySpace
  • del.icio.us
  • BarraPunto
  • LinkedIn
  • email
  • Print
Saturno Devora

Saturno Devora

Irreverente, imposible, inconformista, incrédulo, intenso y mordaz.
No creas nada hasta que lo hayas probado por ti mismo...
Saturno Devora

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.