Noticias relacionadas

La Unión Europea y Reino Unido negociarán hasta el último día un acuerdo comercial para evitar un brexit caótico el 31 de diciembre, fecha en que vence el periodo transitorio. El futuro Tratado ya está completado al 95%, aunque siguen sin resolverse los escollos más difíciles, según ha informado la cadena irlandesa RTE. La presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, no ha querido confirmar este porcentaje, pero admite que en los últimos días se han hecho “progresos” en capítulos importantes.

En cuanto a los plazos, Von der Leyen admite que “la presión del tiempo es sin ninguna duda alta“, pero ya no habla de la necesidad de dejar tiempo para que la Eurocámara pueda ratificar el acuerdo comercial. Hasta hace poco, los dirigentes de la UE sostenían que el pacto con Londres tenía que cerrarse como muy tarde a finales de octubre para ratificarlo. Luego ese plazo se retrasó hasta mediados de noviembre.

Ahora la presidenta da a entender que Bruselas y Londres van a apurar todos los días que quedan hasta fin de año. “Todo el equipo está comprometido y trabajando de forma incansable, día y noche, para alcanzar la fecha tope natural: tendrá que estar hecho para final de año“, ha dicho este viernes en rueda de prensa.

Eso significa que el acuerdo comercial entre la UE y Reino Unido se aplicaría de forma provisional a partir del 1 de enero de 2021 y se ratificaría posteriormente. Al mismo tiempo, llevar la negociación hasta el final aumenta las posibilidades de un accidente, un brexit sin acuerdo que pille desprevenidos a los mercados y a los operadores económicos. 

“Tengo cero comentarios sobre los porcentajes, porque nada está acordado hasta que todo esté acordado. Pero es verdad que después de algunas semanas difíciles con avances muy muy lentos, en los últimos días hemos visto mejores progresos y más movimiento en capítulos importantes. Eso es bueno”, ha relatado la presidenta de la Comisión.

“Todavía tenemos pendientes los tres problemas más difíciles: la gobernanza, la pesca y las condiciones para una competencia justa. Pero incluso en este último capítulo se han hecho progresos en la cuestión de los subsidios públicos. Todavía quedan bastantes metros hasta la línea de meta, aún queda mucho trabajo por hacer”, avisa Von der Leyen. 

Las negociaciones presenciales se encuentran ahora mismo en suspenso debido a que un miembro del equipo de la UE dio positivo este jueves por Covid-19. “Lo bueno es que antes de que ocurriera esto ya había textos legales sobre la mesa. Así que hay mucho sobre lo que trabajar y eso permite seguir si es necesario por videoconferencia, porque hay sustancia para ir línea por línea o palabra por palabra“, ha dicho la presidenta.

La carrera contrarreloj ha entrado ahora sí en su recta final porque la fecha del 31 de diciembre es inamovible. Y parece que ni Bruselas ni Londres quieren agravar el devastador impacto económico de la Covid-19 con un brexit caótico, que supondría una cascada de aranceles y barreras administrativas que frenarían el comercio entre los dos lados del canal de la Mancha. El riesgo ahora es un accidente.



Source link