Valldemossa ha vuelto a convertirse en plató, esta vez de cine –hace unos meses lo era de la serie La caza: Tramuntana–, con el rodaje de la nueva película de Benito Zambrano (Intemperie, La voz dormida), Pan de limón con semillas de amapola. El encanto de la localidad, que ya enamoró a Cristina Campos, la autora del bestseller en el que se basa el filme, también conmovió al cineasta. Así, la Plaça Pública fue el escenario escogido para recrear la panadería de la ficción, que es una casa particular convertida en lo que es un homenaje al mítico horno Can Molinas, famoso por sus coques de patata, que probablemente inspira la receta de este ‘pan de limón con semillas de amapola’.

La cinta está protagonizada por Elia Galera (La caza: Tramuntana, El Cid) y Eva Martín (Dolor y gloria, Merlí: Sapere aude), que interpretan a Marina y Ana, dos hermanas que se encuentran después de 14 años sin verse en Valldemossa, donde misteriosamente han heredado una panadería que quieren poner a la venta. Completan el elenco Mariona Pagès, Marilú Marini, Tommy Schlesser, Claudia Faci y Pere Arquillué, además de la participación, como secundarios, de los mallorquines Miquel Gelabert, Assun Planas, Jaume Fuster, Xim Vidal, Eva Barceló y Apol·lònia Serra.

Talento local

Y es que la película, coproducida por Filmax y la productora Deal Productions, cuenta también con talento local y la implicación de la mallorquina La Perifèrica. A su vez, participan como extras unas 253 personas, la mayoría residentes en Valldemossa, como es el caso de la artista y escultora Catalina Sureda. «Ya participé en los rodajes de White Lines y La caza: Tramuntana y me lo paso muy bien, aunque sean muchas horas es divertido», señaló.

La filmación tenía que arrancar el pasado marzo, según explica la directora de producción Anna Mayolas, pero la COVID hizo que se retrasase hasta el 25 de octubre, cuando empezó en la Plaça del Tub de Palma. Según Mayolas, el rodaje terminará el 1 de diciembre, teniendo una duración de 28 días, 20 de los cuales será en Valldemossa y el resto en Palma (aeropuerto, clínica Juaneda, la citada plaza y una notaría), Sa Calobra y Campanet.

Asimismo, por culpa del coronavirus han tenido que trasladar la parte que tenían que grabar en Dakar (Senegal) a Gran Canaria. «Cerraron las fronteras y no pudimos conseguirlo, así que como alternativa decidimos rodar en Canarias, pues Mallorca no tenía los elementos que buscábamos», contó ayer Mayolas durante la filmación. A principios de enero comenzaría la grabación en Gran Canaria y terminaría allí mismo entre el 28 y el 29 del mismo mes.



Source link