La sonda espacial Kepler ha descubierto un nuevo planeta rocoso, como la Tierra, pero que pesa 17 veces más, situado en la constelación Draco a 560 años luz.
La “Mega-Tierra” da una vuelta una vez cada 45 días, a una estrella parecida a nuestro Sol.
Según el informe tiene un diámetro de 29000 kilómetros, más del doble de nuestro planeta.

La “Mega-Tierra” (oficialmente llamada “Kepler-10c”) demuestra que el Universo fue capaz de formar enormes rocas, incluso durante el tiempo en que los elementos pesados eran escasos. “Estudiando a Kepler-10c hemos descubierto que los planetas rocosos se podrían formar mucho antes de lo que pensábamos. Y si se han podido formar las rocas, también se ha podido formar la vida”, ha declarado el autor de este trabajo.
Esta investigación implica también que no se descarte la búsqueda de nuevos planetas rocosos en las viejas estrellas. Y, por lo tanto, nuevas posibilidades de localizar mundos potencialmente habitables en el Cosmos.
Visto en Cadena SER.

Sandra Leon

Sandra Leon

"Estar en paro no significa estar parado". Creativa, inconformista y siempre dispuesta a expresar mi opinión sobre todo aquello que me rodea.
Sandra Leon

Latest posts by Sandra Leon (see all)

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies