A medida que la ciencia avanza se van despejando incógnitas que durante muchos años han permanecido como absolutos misterios, enigmas sobre el único planeta conocido que permite la vida y, también, la relación de la Tierra con otros miembros del Sistema Solar. Durante muchos años, la fascinación por Marte ha motivado un gran número de estudios y proyectos que se centran en comprender cómo se formó el planeta rojo y sus similitudes con la Tierra.

En busca de minerales que evidenciasen el efecto de las edades glaciales en la Antártida, el geólogo de la Universidad de Milán-Biccoca Giovanni Baccolo logró conectar la zona más remota de la Tierra con Marte para plantear una hipótesis que podría explicar parte de la composición geológica del planeta vecino. En plena exploración de un núcleo helado de 1.620 metros de largo en la Antártida, al llegar a la capa más profunda de la gélida estructura se encontró con un mineral de tonalidades marrones muy poco común en la Tierra: se trataba de jarosita, un mineral muy escaso en nuestro planeta pero abundante en Marte.

Ante tal descubrimiento, la primera reacción de Baccolo fue estudiar los hallazgos bajo un escáner de rayos x para después comprobar su composición a través del microscopio electrónico, confirmando que se trataba de jarosita. Este hallazgo no es único en la Tierra, pues se han encontrado más fragmentos de este mineral en otras partes del mundo, pero puede explicar el proceso de formación de la jarosita en el planeta rojo, un misterio para la ciencia hasta el momento.

Un fragmento de jarosita hallado en las cuevas de Almanzora, Almería.

Un fragmento de jarosita hallado en las cuevas de Almanzora, Almería.


Foto: CC

El papel de los glaciares

La jarosita se encontró por primera vez en Marte en el año 2004, cuando el rover Opportunity pasó sobre capas de grano fino y supuso una revolución en el momento, pues la jarosita necesita agua para formarse, lo que evidenció la presencia de este líquido imprescindible para la vida en el planeta rojo. Sin embargo, a partir de entonces se comenzó a teorizar con las posibles hipótesis que hicieron de este mineral un recurso tan abundante en Marte, pues las condiciones del planeta no favorecen la creación de grandes depósitos de este material al carecer de agua suficiente.

Una de las teorías indicaba que la jarosita podría ser el resultado de la evaporación de gran cantidad de agua alcalina con gran riqueza en sales, pero las rocas de basalto alcalino en la corteza de Marte habrían neutralizado la humedad ácida, afirma Baccolo, autor principal del estudio que se publicó esta semana en la revista Nature Communications y en el que refuerza otra hipótesis. La jarosita se pudo crear a partir del polvo atrapado en depósitos de hielo antiguos, formándose en glaciares de la misma manera tanto en la Tierra como en Marte.

Esta hipótesis refuerza el papel de los glaciares en Marte, pues además de ser unos grandes devoradores de tierra que forjan el paisaje de Marte, también pudieron jugar un papel esencial en la composición química de Marte tal y como se conoce. Las partículas que Baccolo encontró en la Antártida estaban notablemente agrietadas y carecían de bordes afilados, lo que evidencia que se formaron por reacciones químicas dentro de las mismas bolsas de hielo. Megan Elwood Madden, geoquímica de la Universidad de Oklahoma, afirmó en unas declaraciones para la revista Science que “en Marte, la jarosita no es una película delgada”, añadiendo que se trata de depósitos de metros de espesor.

La jarosita se pudo crear a partir del polvo atrapado en depósitos de hielo antiguos, formándose en glaciares de la misma manera tanto en la Tierra como en Marte

Al tratar de entrelazar el descubrimiento de Baccolo con la formación de este mineral en Marte, la hipótesis sugiere que se pudieron formar del mismo modo, a partir de reacciones químicas en grandes glaciares en Marte. La gran cantidad de polvo presente en Marte podría explicar la abundancia de este material en la corteza marciana y su escasez en la Tierra, especialmente en zonas como la Antártida donde el polvo llega a través del aire desde otros continentes.

A partir de este descubrimiento, Baccolo tratará de seguir estudiando los núcleos helados de la Antártida para averiguar el papel de los antiguos depósitos de hielo marcianos en la formación de minerales.

Hallado el fósil terrestre más antiguo del planeta

Más información


Hallado el fósil terrestre más antiguo del planeta





Source link