Rubén Sánchez ha denunciado públicamente al canal ultraderechista de Telegram, vinculado a Vox, en el que se hacía un llamamiento para romperle las piernas y facilitaban sus datos para cualquier tipo de denuncia o acoso.

El de la asociación en defensa de los consumidores FACUA se ha convertido en objetivo del partido de Abascal tras sus ataques a algunos miembros como Francisco Serrano​, el juez y ex líder ultra en Andalucía contra el que tiene una causa abierta por el Tribunal Superior de Justicia andaluz por un delito de fraude de subvenciones. Serrano, que mantiene su acta de diputado en el parlamento autonómico, salió del partido al conocerse que el tribunal había admitido la querella a trámite.

Captura del 'Team facha'

 

El grupo de Télegram, de nombre explícito, en el que se tachaba a Rubén Sánchez y su asociación de “acosadores”, mantiene una estrecha relación con el partido de extrema derecha. En Twitter se puede comprobar el tono amistoso con el que muchos dirigentes ultras se refieren a él, como el diputado por Badajoz, Víctor Sánchez del Real , o Manuel Mariscal, jefe de comunicación de Vox, que ha llegado a publicar las preguntas de este periódico en relación a las llamadas al golpe de Estado que se hacen en este grupo.

Pero incluso el propio partido y su líder, Santiago Abascal, han defendido al grupo ante lo que ellos entendían como ataques del Gobierno.

El afectado se ha encargado de recordar que no es la primera vez que le ataca la ultraderecha y que lleva mucho tiempo siendo objetivo de los simpatizantes.





Source link