El 31 de diciembre termina el plazo para poder canjear las últimas pesetas por euros en el Banco de España, ya sean billetes o monedas. Hasta el último día del año, cualquier persona que posea pesetas antiguas podrá realizar el cambio en el edificio del Banco de España, situado en la Calle Alcalá 48 en Madrid, o en cualquier de las sucursales del territorio nacional.

El Banco de España ha elaborado una serie de materiales informativos para recordar el cambio, así como facilitar la operación de canje. Por ejemplo, ha elaborado folletos que serán distribuidos en sus sucursales y entidades colaboradoras en la campaña, además de un video explicativo.

Como consecuencia de la crisis del coronavirus y de las medidas de seguridad para paliar los contagios, el organismo recuerda que para realizar el cambio es necesario concertar cita previa, ya sea a través del teléfono 913 38 50 00 entre las 8 y las 17 horas o a través del formulario disponible en la página web.

El único requisito para el cambio es que la persona interesada pueda identificarse con su DNI, pasaporte o bien, tarjeta de residencia.

Se pueden cambiar todos los billetes desde 1939

Tal y como explica el organismo, se pueden cambiar todos los billetes puestos en circulación desde 1939 aunque matiza: los billetes emitidos entre 1936 y 1939 serán sometidos a un análisis previo por parte de los expertos del Banco de España.

También se pueden cambiar todas las monedas en circulación en el momento de lanzamiento del euro, incluidas las de 2.000 pesetas y las monedas de colección, conmemorativas o de ediciones especiales. El cambio se realizará según su valor facial, es decir, un euro por cada 166,386 pesetas.

A pesar de que desde la puesta en circulación del euro, en 2002, se ha canjeado el 97% de la cantidad en pesetas, aún queda sin canjear el equivalente a más de 1.602 millones de euros, según cifras del Banco de España. Por ese motivo, casi dos décadas después, el organismo hace un llamamiento a todos aquellos que aún guardan pesetas en casa y quieran cambiarlas. Es su última oportunidad.



Source link