Paola ha decidido que esta vez su pelo no debe acabar en la basura: “Pensé en donar mi pelo para hacer feliz a un niño que no tuviera pelo”.

La solidaridad puede venir de cualquier rincón. En una peluquería de Sevilla cada semana se reciben gran cantidad de donaciones. “Pueden venir unas 10-15 personas a donar cada semana”, destaca Jessica Jiménez Martínez.

La vida convierte, a veces, los detalles más pequeños en recuerdos maravillosos. Jessica, colaboradora con la iniciativa Mechones Solidarios lo ha vivido. “Una clienta decidió donar su pelo tras fallecer su madre por una enfermedad”, cuenta.

La hija de Estela Guerizoli, presidenta de la ‘Fábrica de sonrisas’, puso en marcha un proyecto de donación capilar en pleno centro de Málaga y la sonrisa de una superviviente de cáncer le hizo comprenderlo todo. “La sonrisa de una niña me hizo descubrir que fabricábamos sonrisas”, recuerda.

Hacen falta entre 6 y 15 donaciones de pelo para fabricar una peluca

Fabrican pelucas gratuitas para pacientes de cáncer con pocos recursos. Solo el año pasado elaboraron cerca de 200 pelucas. El pelo natural con el que se elabora sólo debe cumplir un requisito: que mida entre 20 y 30 centímetros. Se necesitan entre 6 y 15 donaciones de pelo para fabricar una peluca.

Todo pelo es válido para personalizar una peluca, no hay ningún problema”, añade Guerizoli.

Su iniciativa proporciona bienestar a quienes no pasan por su mejor momento. Son mechones que en su segunda vida ayudarán a hacerse a la idea de una futura curación.



Source link