Su Excelencia Embajador Dang Dinh Quy Representante Permanente de la República
Socialista de Vietnam, Presidente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas
Excelencias, miembros del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Estimados amigos, el 21 de abril se llevará a cabo una Consulta VTC donde la Secretaría de la ONU, DPPA-DPO (Departamentos de Asuntos Políticos y Operaciones de Consolidación y Mantenimiento de la Paz), y el Representante Especial y Jefe de la MINURSO informarán al Consejo de Seguridad de la ONU de la situación. en el Sáhara Occidental.

Esta sesión informativa se lleva a cabo de conformidad con la resolución 2548 del Consejo de Seguridad, punto 10, que solicitaba al Secretario General de las Naciones Unidas que informara al Consejo de Seguridad periódicamente y dentro de los 6 meses anteriores a la renovación del mandato de la MINURSO (Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum en el Sahara Occidente) en octubre de 2021.

Desde el fin del alto el fuego entre el Reino de Marruecos y el Frente Polisario, resultado del ataque militar de las fuerzas marroquíes contra civiles saharauis en la zona de amortiguación cerca de Guergarat, ni el Secretario General de la ONU ni el Consejo de Seguridad han tomado ninguna medida con el fin de proteger a la población civil saharaui en los territorios ocupados donde es víctima de graves violaciones de derechos humanos y donde vive bajo un cerco militar marroquí en violación del derecho internacional y del derecho internacional humanitario.

A lo largo de décadas, se han enviado decenas de cartas, comunicaciones y quejas sobre la
grave situación de los derechos humanos de los saharauis en los territorios ocupados del
Sáhara Occidental.
Las resoluciones de Naciones Unidas son claras, el estatus legal es claro, el derecho del pueblo saharaui está claro en todas las opiniones, resoluciones, declaraciones que, la Corte
Internacional de La Haya, las Naciones Unidas, la Unión Africana y la Corte de Justicia de La Unión Europea ha emitido a lo largo de décadas.
Este no es un conflicto nuevo, el alto el fuego que lamentablemente fue violado por las
autoridades de ocupación marroquíes el 13 de noviembre con el ataque a civiles saharauis en una zona de amortiguación y la retirada de todos los empleados de la MINURSO horas antes, llevó al fin del alto el fuego y a la reanudación de conflicto armado.
Los territorios ocupados del Sáhara Occidental están bajo asedio militar y la población saharaui está siendo atacada brutalmente por las fuerzas marroquíes. Esta escalada de la situación sobre el terreno se debe al silencio de la comunidad internacional y, en particular, a la ausencia de un mandato que incluya un mecanismo para la protección de la población civil en la MINURSO, Marruecos goza de impunidad y manos libres en los territorios ocupados.
Incluso los niños saharauis son golpeados brutalmente y son víctimas de detenciones
arbitrarias, torturas y acoso sexual. Nadie se salva. Cientos de miembros de las fuerzas de
seguridad marroquíes, incluidos policías, gendarmes, fuerzas paramilitares y grupos de
comandos, participan en los violentos ataques. Continúan las incursiones de día y de noche a los hogares de los saharauis, con la destrucción de sus pertenencias y detenciones arbitrarias.
Las personas heridas van al hospital con miedo a ser detenidas de inmediato o que se les
niegue el tratamiento.
Los presos políticos saharauis son víctimas de juicios de farsa, recluidos en cárceles
marroquíes, lo que en sí mismo constituye un secuestro y son contrarios al derecho
internacional, son víctimas de incomunicación prolongada, negligencia médica intencionada, malos tratos y torturas.
Cientos de vehículos oficiales marroquíes de las distintas fuerzas así como refuerzos de los
distintos contingentes, se desplegaron en los territorios ocupados, ampliando aún más la
enorme fuerza militar y policial marroquí en el Sáhara Occidental.
El muro de separación militar marroquí de 2.720 km de largo se ha ampliado 50 km y ahora tiene 2.770 km, otra violación del derecho internacional.
Las fuerzas marroquíes colocaron miles de nuevas minas en una zona que se suponía que
estaba bajo el control de la MINURSO, sin que nada se hiciese para impedirlo.
Lo que está sucediendo en el Sáhara Occidental es contrario a todos los valores que defienden las Naciones Unidas y al derecho internacional y los derechos humanos. Las acciones de Marruecos no pueden conducir a una solución pacífica del conflicto.El pueblo saharaui y su legítimo representante, el Frente Polisario, han respetado todas las
convenciones, acuerdos y el derecho internacional desde el acuerdo de alto el fuego de 1991.
Marruecos no lo hace.
Se castiga a los saharauis por confiar en la comunidad internacional y en las Naciones Unidas.
El continuo silencio y la falta de protección de los saharauis por parte de la comunidad
internacional ha llevado a la situación actual, que está lejos de ser “tranquila” y ha dado lugar a un nuevo conflicto armado.
Los abajo firmantes recuerdan que el Consejo de Seguridad tiene la responsabilidad
primordial, de conformidad con la Carta de las Naciones Unidas, del mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales. Ha fracasado completamente en hacerlo en el Sáhara Occidental.
Creemos que los miembros del Consejo de Seguridad no son conscientes del alcance total de las violaciones perpetradas por las fuerzas de ocupación marroquíes y que los informes
independientes no llegan a los miembros.
No es aceptable consultar al régimen marroquí y sus instituciones como única fuente de
información. Los saharauis no tienen ni los medios ni la oportunidad de dar testimonio a Sus Excelencias en sus reuniones, los mecanismos de las Naciones Unidas no pueden estar activos sobre el terreno y la misión de la MINURSO, si no tiene competencia en su mandato, no puede proteger ni a la población civil saharaui ni implementar un referéndum acordado por ambas partes.
La MINURSO incluye “personal civil local” integrado por colonos marroquíes, por favor
reflexione sobre esto y vea la falta de imparcialidad e independencia que transmite.
Su excelencia enviamos adjunto noticias e informes sobre la situación actual sobre el terreno.
Esperamos sinceramente que la escalada de la situación pueda evitarse implementando
finalmente una solución rápida a la autodeterminación prometida del pueblo saharaui, que es un símbolo de resistencia no violenta y ha demostrado a lo largo de las décadas ser un factor estabilizador en la región, respetando el derecho internacional e incluso en las situaciones más difíciles y viviendo parcialmente en campos de refugiados y áreas liberadas han desarrollado su estado con valores democráticos que honran la Carta de las Naciones Unidas y sus principios.
Respetuosamente,