• Biden espera datos favorables en los recuentos mientras Trump trata de frenarlos


  • Carolina del Norte, Georgia, Pensilvania, Nevada y Arizona ultiman el escrutinio de los votos


  • El presidente Trump ha emprendido acciones legales en varios estados para impugnar el recuento de los votos

Ha sido su primera aparición en las últimas 36 horas. Desde la sala de reuniones de la Casa Blanca, con voz cansada y aspecto apesadumbrado, el presidente Donald Trump ha denunciado los resultados electorales que hasta ahora se conocen. 

“Si contamos los votos legales, gano fácilmente. Si cuentan los ilegales, van a intentar robarnos las elecciones, y no podemos permitírselo”, dijo sin presentar ninguna prueba que lo corrobore, y tratando de sembrar dudas sobre el resultado del escrutinio de los votos conocidos hasta ahora.

“Nuestra meta es defender la integridad de las elecciones”, manifestó el líder republicano en su breve comparecencia ante los medios de comunicación. 

Trump criticó las encuestas preelectorales que daban ventaja a su rival demócrata, Joe Biden, y aseguró que el proceso de escrutinio es injusto y corrupto.

En unos comicios celebrados en medio de una pandemia, en los que más de 100 millones de estadounidenses votaron por correo o de manera anticipada, el mandatario ha declarado también durante la rueda de prensa su victoria en los estados que aún están contando votos y que serán decisivos proclamar a un ganador.

Altos mandos del partido republicano reprochan la actuación de Trump

Algunos cargos del partido republicano, como Harry Logan, gobernador del estado de Maryland, han repudiado las palabras de Trump desde la Casa Blanca: “No hay defensa para los comentarios del presidente esta noche minando nuestro proceso democrático”.

También el ex senador por Pensilvania, Rick Santorum, ha dicho a la CNN: “Espero que los republicanos se levanten en este momento y le digan a Trump lo que se tiene que decir”.

El vicepresidente Mike Pence, que en su momento dijo que Trump haría un traspaso limpio de poder si tuviera que hacerlo, no se ha pronunciado hasta ahora.

Trump emprende acciones legales en Pensilvania, Michigan y Georgia

Donald Trump no está dispuesto a perder las elecciones presidenciales. A la vista de los resultados obtenidos hasta el momento y cuando el demócrata Joe Biden parece estar cada vez más cerca de la proclamación como presidente de los Estados Unidos, el líder republicano ha emprendiendo acciones legales contra varios estados impugnando el voto.

Los demócratas han rechazado los recursos legales presentados por la campaña de mandatario republicano en Pensilvania, Michigan y Georgia.

El jueves por la mañana, en su cuenta de Twitter el presidente escribió “¡Detengan el recuento!”, tratando de paralizar el escrutinio de la elección, mientras el avance del conteo favorece a su rival. Biden por su parte, se mantiene confiado en los resultados e insiste en que “se debe contar cada papeleta”.

El líder republicano ha atacado en numerosas ocasiones la integridad del proceso de votaciones por correo. Según la CNN, su asesores le están aconsejando que no haga más comentarios al respecto, puesto que estaría enviando a la ciudadanía un mensaje muy errado en caso de que finalmente fuera reelegido presidente.

Biden espera datos favorables en los recuentos mientras Trump trata de frenarlos

Tres días después de la celebración de las elecciones de EEUU, el país sigue en ascuas sin saber quién será el definitivamente el candidato que ocupará la Casa Blanca.

Cuando el marcador da al demócrata Joe Biden la mayoría de los electores, con 252 votos electorales a su favor frente a los 214 de Donald Trump (los candidatos necesitan al menos 270 votos para llegar a la presidencia), cinco estados claves están aún pendientes de concluir el escrutinio de las votaciones emitidas por correo, y que por tanto, determinarán el nombre del próximo presidente de la primera potencia mundial. Esos estados son Carolina del Norte, Georgia, Pensilvania, Nevada y Arizona.

Mientras los tres primeros parecen por inclinarse por el bando republicano, los otros dos, lo hacen por el candidato demócrata.

El estado de Georgia, donde Trump logró convencer a la mayoría de los votantes en 2016, se ha convertido ahora en una interrogante para el presidente. Con el 98% de los votos escrutados, Trump va ganando de manera más que ajustada con 49,4% de los votos, mientras Biden tiene el 49,3% de su lado. El ganador sumará un total de 16 votos electorales.

Los funcionarios de Georgia dijeron el jueves por la mañana que el procesamiento de las papeletas de voto en ausencia pendientes continuará durante todo el día y hasta la noche, si es necesario.

Los demócratas no han ganado unas elecciones presidenciales desde 1992.

En Carolina del Norte, bastión republicano hasta la llegada de Obama, y que Trump conquistó en 2016, la mayoría de los electores se mantiene fiel al líder republicano quien se prevé que, con el 95% de los votos escrutados, se llevará los 15 votos electorales que proporciona este estado. Por el momento, Trump aventaja a Biden por poco más de un punto porcentual de diferencia.

Entre los cinco territorios que los aspirantes a la Casa Blanca se debaten al final de la carrera presidencial, Pensilvania, con 20 votos electorales, es el que más aporta. En este estado donde Donald Trump logró la victoria en 2016 por un margen de 0,7 puntos. Los republicanos llevan ahora la delantera con el 50,1% de los votos, sacando una ventaja de cerca de 1,5% a Biden.

Las expectativas de Trump ha comenzado a desvanecerse en Arizona (11 votos electorales). A la espera de contabilizar el 14% de los votos emitidos, parece que se teñirá definitivamente de azul demócrata. En este estado, Joe Biden tiene una ventaja un poco más holgada, favorecido con el 50,5% de los votos frente a los 48,1% de Trump.

A falta de contabilizar el 1% de los votos, en Nevada se pronostica el triunfo definitivo de los demócratas que lograrían los seis votos electorales que aporta el estado. Biden, con el 49,4% de las papeletas depositadas a su favor, mantendría el liderazgo en este estado que los demócratas lograron hace cuatro años, al vencer a los republicanos.

En el condado de Clark County, que incluye la ciudad de Las Vegas, los funcionarios han anunciado que esperan terminar de contar la mayoría de los votos el sábado o el domingo.  



Source link