May Borraz ha podido exhumar los restos de su abuelo, torturado por la represión franquista, gracias al trabajdo de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica en Andorra. Ahora cotejarán el ADN

lacomarca.net / Laura Castel / 28/10/2020

“Mi abuelo tuvo tres hijas. La mayor tenía 13 años cuando lo asesinaron y se pasó tres días por el monte buscándolo y después sufrió toda la vida por intentar sacarlo de donde estaba cuando eso era no solo impensable, sino peligroso; y mi madre, la pequeña, apenas llegaba al año y medio. Ahora es la única viva y sé que me derrumbaré cuando tenga que entregarle la caja con los huesos de su padre. He tenido dos hijos a los que quiero mucho pero eso será lo más emocionante que he hecho nunca. Mi abuela vivió siempre con nosotros. Mis padres se la llevaron de Andorra a Barcelona cuando se casaron y compartimos habitación, era una segunda madre. Era un ser tan bondadoso y altamente alegre que si cuando hablaba del asesinato de su marido lo hacía con tanto dolor es porque tuvieron que ser muy malos con él”.

El abuelo es el andorrano Sebastián Blasco Aznarasesinado brutalmente una semana después de que terminara la Guerra Civil por haberse significado a favor de la República. Su nieta es May Borraz, quien con ayuda de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) ha exhumado en la Villa Minera los restos de su abuelo para cotejarlos con el ADN de su madre.

May Borraz con el chaleco de su abuelo, Sebastián Blasco, colocando unas flores donde fue asesinado @ARMH_Memoria

La historia de May es la de miles de familias en toda España que gracias al trabajo de las asociaciones memorialistas trabajan a contracorriente para encontrar y dar un entierro digno a los restos de sus familiares, asesinados por la represión franquista. El tiempo corre en su contra, con los años se pierde la memoria oral viva de los que vivieron la posguerra y, aunque cada vez son más, las instituciones aún siguen sin otorgar suficientes ayudas para estos trabajos. “Cerraríamos una herida al recuperar al padre de mi madre y de mis tías, al marido de mi abuela, al abuelo de mis hijos… aunque finalmente no sea mi abuelo ya me llenaría de satisfacción haber exhumado este cuerpo. Hay que apoyar a estas asociaciones porque realizan un gran trabajo”, apunta.

Los miembros de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica han llevado a cabo una labor totalmente voluntaria en Andorra desde el lunes y hasta este miércoles. Han encontrado cuatro cuerpos adultos y todo apunta a que uno de ellos es el de Sebastián. Era el único que no estaba enterrado en un ataúd y la posición del cuerpo, con un brazo encima de la cabeza, denota que lo tiraron en una fosa que abrieron y volvieron a cerrar. Se han llevado todos sus restos a su laboratorio de Ponferrada (El Bierzo, León) para realizarles una prueba forense y otra de ADN para cotejarla con la madre de May.

May Borraz enseña la foto de su abuelo, Sebastián Blasco, que fue asesinado tras la guerra civil española./ L.C.

los otros tres cuerpos también se les ha recogido una muestra de ADN, se les ha geolocalizado y se les ha vuelto a cubrir. Se encontraban en posición de entierro e incluso uno tiene un crucifijo por lo que todo parece indicar que fueron personas que se suicidaron y a las que entonces no se les permitía reposar en el cementerio. De hecho, también han encontrado restos de niños que por su corta edad, aún no habían sido bautizados antes de fallecer. Todos los huesos se han colocado en una caja y será el Ayuntamiento el que decida si los entierra en el osario.

Llegar hasta Sebastián no ha sido fácil, una traba que también se encuentran muchos descendientes. May no sabía dónde estaba su cuerpo ni estaba del todo claro cómo había muerto. En la versión oficial de su muerte, redactada por las autoridades franquistas, se asegura que se trató de un suicidio, cuando iba a ser detenido por la Guardia Civil. Pero su viuda y sus familiares siempre han sabido que fue brutalmente asesinado por un grupo de vecinos a los que se sumaron dos guardias civiles. “Lo buscaron, lo encontraron y lo mataron de una forma bastante salvaje torturándolo. Después lo enterraron en el Corralico, que es la zona exterior del cementerio donde enterraban a los ateos y suicidas”, apunta la nieta.

May reside en Barcelona y tiene poca conexión con Andorra pero a raíz de que murió su tía Pilar hace tres años, decidió investigar. Ya no vive nadie que vivió aquellos días pero sí sus descendientes, que le contaron lo que habían escuchado a sus padres, tíos, abuelos… Todos coincidieron en que estaba en ‘el Corralico’ así que se puso en contacto con la asociación memorialista, de la que era socia; y aceptaron colaborar llevando la exhumación. “Han estado trabajando tres días de sol a sol de forma voluntaria, nunca podré agradecerles suficientemente su labor”, precisa.

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica trabajando en la exhumación de Sebastián Blasco

Primero con la ayuda de una excavadora que extrajo las primeras capas de tierra y después con una labor más minuciosa una vez comenzaron a encontrar los primeros cuerpos con el pico y la pala. Fueron señalizando las zonas, después pasaron el pincel y por último con las pinzas han sacado los restos de su abuelo.

Es un proceso muy emocionante, interesante y enriquecedor… pasas por muchas fases. Conoces tanto anécdotas divertidas de tu abuelo a cómo lo mataron, se te ponen los pelos de punta y no puedes dormir durante cuatro noches porque se te aparecen las imágenes. Entrelazas historias cercanas con datos terroríficos que te hacen pensar cómo se podía ser tan salvaje. Lo peor de todo es que mi abuelo no fue el único, las personas con las que hablas te van contando historias y a cual mas escalofriante. Lo he recogido todo en una especie de diario que espero terminar novelando y he encontrado historias que darían para muchas más porque cada persona con la que hablaba tenían un abuelo, un tío abuelo o vecino que murió de forma espantosa y, sobre todo, injusta”, concluye.

___

Fotografía destacada: May Borraz junto con los miembros de la asociación trabajando en la exhumación / @ARMH_Memoria

Fuente:https://www.lacomarca.net/se-que-me-derrumbare-cuando-tenga-entregarle-mi-madre-caja-restos-padre/





Source link