Pedro Sánchez ha celebrado este lunes la conferencia “España Puede. Recuperación, Transformación, Resiliencia” en la Casa de América con la presencia de empresarios y personalidades de la sociedad civil. En el acto, el presidente del Gobierno ha avanzado el Plan Nacional de Recuperación, Transformación y Resiliencia para paliar el impacto del coronavirus en la sociedad española.

La conferencia ha contado con la presencia de las grandes empresas del Ibex, representadas por Pablo Isla, presidente de Inditex; José María Goirigolzarri, presidente de Bankia o Ana Botín, presidenta de Banco Santander, entre otros. Además, también han estado presentes el presidente de CEOE, Antonio Garamendi, y los secretarios generales de los sindicatos UGT y CCOO, Pepe Álvarez y Unai Sordo.

Tal y como ha avanzado Sánchez, el plan para la recuperación económica tras la crisis contará con un importe de 140.000 millones de euros procedentes de Bruselas durante los próximos seis años que se gestionarán en los próximos tres años. En cifras, 72.000 millones serán en transferencias directas para crear una “sociedad mucho más resiliente desde el punto de vista social y económico”, en palabras del presidente.

El presidente ha asegurado que el Gobierno ya está avanzando en los preparativos del plan y en la hoja de ruta de la recuperación, un plan que tendrá que aprobar Bruselas después. Este plan, inspirado en la Agenda 2030 y en los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidos, impulsará el crecimiento económico a largo plazo por encima del 2% del PIB, según Sánchez.

Cuatro claves fundamentales

El plan se basa en cuatro puntos fundamentales y en las medidas económicas aprobadas en los últimos meses. En primer lugar, Sánchez ha destacado la transición digital como clave para la recuperación económica. “El futuro del trabajo pasa por lo digital. El futuro del ocio pasa por lo digital. El futuro de la educación pasa por lo digital”, ha explicado el presidente.

“Alrededor del 40% del PIB europeo estará digitalizado en 2021”, ha cifrado Sánchez. Ante esto, aboga por proteger la economía social y, en paralelo, acelerar la transformación digital de las pymes.

En segundo lugar, el plan tiene como punto clave la transición ecológica y la prosperidad social, centrada en la emergencia climática para alcanzar una economía circular. Por otro lado, Sánchez ha hecho un llamamiento a la cohesión social y territorial para garantizar la igualdad de oportunidades, de derechos y de acceso en todos los territorios.

El objetivo del Gobierno es conseguir la cooperación entre toda la sociedad para cerrar brechas y acabar así con la pobreza severa: “La energía y la resiliencia de las sociedades dependen del capital social”. “Sin cohesión social no hay progreso duradero. Sin cohesión social no hay sentimiento de comunidad. Y sin comunidad no hay respuesta eficaz a una crisis”, ha matizado Sánchez.

En este ámbito, aboga por “devolver al mundo rural e insular su capacidad de crear oportunidades, garantizar servicios y derechos y un desarrollo mucho más armónico y sostenible”. Es decir, “una España cohesionada que facilite una España verde”, en palabras del presidente.

Por último, Sánchez ha centrado el cambio feminista en las mentalidades como punto clave de plan de recuperación para alcanzar una “sociedad más digna y más humana”.

El objetivo último del plan es relanzar la economía y crear empleo. “España puede si España quiere”, ha culminado Sánchez. “Es una tarea para todas las empresas que sostienen la economía, desde el turismo a la automoción. También es una tarea de los emprendedores para crear una de las naciones más dinámicas de Europa”.



Source link