ruta rascafría bosque finlandés
Foto: El Mirador de Madrid


Recibe nuestro boletín de noticias

Esta ruta en el Valle del Paular es apta para todos los públicos y se adentra en el bello Bosque Finlandés

La ruta que hoy os presentamos se extiende unos 10 km y recorre parajes espectaculares. No tiene gran desnivel, siendo apta para todos los públicos, y es ideal para realizarla en cualquier época del año. Nosotros hemos escogido el otoño para disfrutar así de los colores ocres que ofrece esta época del año. Se trata de la ruta al Bosque Finlandés, en Rascafría.

Comienza en el número 34 de la avenida del Paular, donde se encuentra uno de los aparcamientos de la zona. Veréis que esta ruta contempla también recorridos hacia otros bellos lugares en la zona, como el Mirador de los Robledos o la Cascada del Purgatorio, pero hoy nos centraremos en esta, circular, que pasa por el Bosque Finlandés, el puente del Perdón y el Monasterio de Santa María del Paular.

Ruta Rascafría bosque finlandes camino
Foto: Miguel Ángel Sánchez. El Mirador de Madrid

Cómo llegar a Rascafría

  • Coche: desde Madrid coge la A-1 dirección Burgos, hasta la salida 69 hacia M-604, en dirección Rascafría
  • Coche: desde Madrid por M-607, en dirección Colmenar Viejo/Tres Cantos. A continuación la carretera SG-615 y por último la M-604 hacia Calle de la Corrala en Rascafría.
  • Autobús: En Plaza Castilla y Avenida de América salen autobuses que dejan en la zona o cerca.

El recorrido se puede encontrar pinchando aquí.

Track de la ruta. Si dispones de alguna aplicación para visualizar archivos gpx, puedes descagarte la ruta pinchando aquí.

Ficha Técnica

  • Tipo de itinerario: circular
  • Dificultad: fácil
  • Distancia aproximada: 10 km
  • Duración aproximada: 3 -4 h
  • Desnivel: + 50 m
  • Material: senderismo
  • Época aconsejada: invierno, verano, otoño, primavera

Ruta al Bosque Finlandés

Aparcamos los coches en Avda. del Paular, 34, junto a la Oficina de Turismo. Dejando este edificio a nuestra espalda, iniciaremos el sendero hacia la izquierda. Después de pasar el cementerio, giramos a la derecha y cruzamos un aparcamiento. Aquí encontramos nuestra primera indicación y continuamos sentido Puente del Perdón.

carteles puente perdón
Foto: El Mirador de Madrid

Aproximadamente a 2 kilómetros, encontraremos unas barreras de madera con la parte superior pintada en rojo a ambos lados de la pista. Si tomamos el sendero hacia la derecha, encontraremos el Bosque Finlandés. Un recorrido por chopos, abetos, abedules y otras especies de árboles propias del norte de Europa, nos lleva un bonito lago. Junto a él, encontramos una cabaña, que antiguamente fue una sauna y a la que hoy no se puede acceder, así como un viejo muelle que une la cabaña con el lago.

Este lugar fue creado en los años 80 para celebrar que la localidad de Rascafría se hermanaba con Helsinki, capital de Finlandia. Se plantaron aquí especies no autóctonas, que recordaban a los bosques escandinavos y que se aclimataron perfectamente siendo hoy árboles altos y frondosos. También el lago se construyó de manera artificial como un embalsamiento de agua.

bosque finlandés
Foto: Miguel Ángel Sánchez. El Mirador de Madrid

Este es uno de los rincones más hermosos que encontraremos a lo largo de nuestro recorrido, aunque no el único. Merece la pena contemplarlo y hacerse algunas fotografías. Y también es recomendable dar la vuelta alrededor del lago para observarlo desde todos sus ángulos. Lo rodearemos de derecha a izquierda y volveremos a salir a la pista que habíamos dejado, continuando en sentido al Puente del Perdón.

lago bosque finlandés rascafría
Foto: El Mirador de Madrid

Puente del Perdón, a pocos metros del Bosque Finlandés

Aproximadamente un kilómetro más adelante encontramos el Puente del Perdón. Se llama así por una leyenda que cuenta cómo los presos eran juzgados allí: el que recibía el perdón podía cruzar hacia el otro lado, y al que no, se le hacía justicia en la Casa de la Horca.

puente perdón
Foto: El Mirador de Madrid

Se trata de un bonito puente de piedra sobre el río Lozoya, preámbulo del Monasterio de Santa María del Paular, que emerge frente a nuestros ojos. Este lugar servía de vía de acceso a los monjes hacia el Molino de papel de Los Batanes, una de las principales industrias que explotaban los sacerdotes cartujos de Santa María del Paular. Como anécdota, de este molino salió el papel con el que se imprimió la primera parte de ‘Don Quijote de la Mancha’.

monasterio paular
Foto: El Mirador de Madrid

Las Presillas del Lozoya

Continuamos por el camino de Batanes (GR 10) y aproximadamente a un kilómetro encontramos, a nuestra derecha, las Presillas del Lozoya, una popular zona recreativa. Cuenta con amplias praderas verdes y una zona de baño dividida en tres piscinas naturales en el cauce del río Lozoya. Desde ahí contemplamos unas espectaculares vistas del Pico Peñalara.

ruta rascafría hacia presillas
Foto: El Mirador de Madrid

Seguimos nuestra ruta hasta cruzar un ‘paso canadiense’ (barras metálicas paralelas a nivel del suelo que tapan un pequeño foso y que sirve como sistema para que los animales no pasen pero sí los vehículos o personas). A continuación, encontramos a la derecha una entrada giratoria, que merece la pena cruzar para echar un vistazo.

puente presillas
Foto: El Mirador de Madrid
puerta giratoria ruta rascafría bosque finlandés
Foto: El Mirador de Madrid

Volvemos a tomar la pista llamada ‘Ruta del Paular – Purgatorio’. Pasado un kilómetro y, nada mas cruzar un puente, hay que estar atento al desvío hacia la derecha, que nos lleva a atravesar el rio Lozoya por unas pequeñas rocas. Es un sitio ideal para relajarse y comer algo, si todavía no lo hemos hecho. A partir de aquí dejaremos atrás el relajante sonido del agua.

presillas
Foto: El Mirador de Madrid
ruta rascafría presillas
Foto: Miguel Ángel Sánchez. El Mirador de Madrid
ruta rascafría río lozoya
Foto: El Mirador de Madrid

Monasterio del Paular y regreso

Cuando hemos recuperado fuerzas, seguimos nuestra ruta sin perder el camino. Llegamos hasta la carretera M-604, que cruzaremos y continuaremos por la pista al otro lado. Aunque la parte más bonita de esta ruta ya la hemos hecho, esta también merece la pena.

ruta rascafría carretera
Foto: El Mirador de Madrid

Llegamos a un cruce de caminos (GR 10), lo cogemos hacia la derecha y nos lleva de nuevo a la carretera M-604. Caminaremos por la senda que va en paralelo a la carretera (¡nunca por la carretera!) y llegaremos a la puerta del Monasterio de Paular. Siguiendo el camino de la derecha, llegaremos al final de nuestra ruta, es decir, de nuevo al aparcamiento donde hemos dejado el coche.

monasterio paular
Foto: El Mirador de Madrid

Qué ver en la zona

  • Rascafría: recorrer sus calles ya es de por sí una delicia. Además de las viviendas rurales de arquitectura tradicional, no hay que olvidar visitar la Iglesia de San Andrés Apóstol,la Casona, las Serrerías Belgas o la Antigua Casa de Postas.
  • Antiguo Molino de papel de los Batanes: situado junto al río Lozoya. Era propiedad de la Cartuja.
  • Molinos de Bartolo, de Briescas y del Cubo: viejos molinos harineros junto al Lozoya y al arroyo Artiñuelo, del siglo XVIII y XIX.
  • Centro de Visitantes Peñalara: cuenta con dos sistemas de proyección de vídeo, donde se resaltan los valores naturales y culturales de Peñalara y del Parque Nacional.
  • Monasterio de Santa María del Paular: es un lugar mágico de estilo barrioco fundado en 1390 bajo el reinado de Juan I. El Paular fue la primera Cartuja de Castilla. Su parte superior fue antigua frontera con los musulmanes, avanzadilla de los reinos cristianos y centro de peregrinaje y mercadeo entre musulmanes y cristianos. Se puede visitar de 11 a 13:30 y de 16 a 18:30. Los viernes no festivos de 10:15 a 11 la entrada es gratuita.

Si te ha gustado este artículo, déjanos un comentario. También puedes regalarnos tu Me gusta en nuestro Facebook y seguirnos en Twitter.





Source link