Cada 2 de noviembre muchas familias salvadoreñas tienen por costumbre visitar los cementerios para poder enflorar las tumbas de las personas, familiares o amigos, que ya fallecieron. Sin embargo existen casos específicos por los cuales algunas familias no pueden hacerlo.

Es un hecho que el Ministerio de Salud ha impuesto una serie de restricciones para los que decidan visitar los cementerios en este año. Sin embargo, algunas personas enfrentan otro tipo de restricciones impuestas por presuntos pandilleros en ciertos cementerios del país.

Se reporta que debido a amenazas de grupos de pandillas, muchas personas no pueden asistir a enflorar. En algunos casos solamente pueden ingresar a esos lugares si los visitantes residen en zonas en las cuales predomina cierta estructura criminal.

Ese es un fenómeno que año con año se repite en el cementerio número dos del municipio de Soyapango, ubicado sobre la calle Antigua Panamericana y Avenida Pablo Tesak. Allí solamente pueden llegar personas que residen en zonas en las cuales predomina la Mara Salvatrucha (MS-13). Empleados del cementerio municipal mencionan que a ese lugar no puede llegar cualquier persona: “si usted llega ahí, rápido salen los muchachos y le preguntan que de dónde viene”, aseguró un trabajador.

Según lo expresado por los empleados, en los alrededores del cementerio dos, está ubicada una comunidad, y es de este lugar donde residen la mayoría de pandilleros que “controlan” a quienes llegan a enflorar o a enterrar a un familiar. Manifiestan que el día de los Difuntos, agentes de la Policía Nacional Civil (PNC) siempre brindan seguridad a los visitantes.

Disposiciones MINSAL

Mujeres embarazadas, personas ancianas y niños no podrán ingresar a los cementerios debido a que conforman grupos vulnerables frente a la pandemia de covid-19, así lo confirmó el ministro de Salud, Francisco Alabí, en conferencia de prensa del pasado martes.





Source link