Un estudiante de doctorado ha llevado a cabo la primera reconstrucción digital del cráneo de un lirón gigante, que vagaba por la isla de Sicilia hace unos dos millones de años.

 

En un nuevo estudio, el estudiante de la Escuela de Medicina de Hull York, ha reunido digitalmente fragmentos fosilizados de cinco cráneos de lirones gigantes para reconstruir el primer cráneo completo conocido de la especie.

 

Los investigadores estiman que el enorme roedor extinguido hace mucho tiempo era aproximadamente del tamaño de un gato, lo que lo convierte en la mayor especie de lirón jamás identificada.

 

El cráneo reconstruido digitalmente tiene 10 cm de largo, la longitud de todo el cuerpo y la cola de muchos tipos de lirones modernos.

 

Según el estudiante de doctorado Jesse Hennekam: “Tener solo unos pocos fragmentos fosilizados de cráneos rotos disponibles dificultaba el estudio de este fascinante animal con precisión. Esta nueva reconstrucción nos da una mejor comprensión de cómo pudo haber sido el lirón gigante y cómo pudo haber vivido”.

 

El enorme lirón prehistórico es un ejemplo de gigantismo isleño, un fenómeno biológico en el que el tamaño del cuerpo de un animal aislado en una isla aumenta drásticamente (también puede ocurrir lo contrario).

 

El registro paleontológico muestra que muchas criaturas extrañas y maravillosas vagaron una vez por las islas italianas. Junto con el lirón gigante, Sicilia también fue el hogar de cisnes gigantes, búhos gigantes y elefantes enanos.

 

[Img #61031]

 

Ilustración del lirón gigante (izquierda) y su pariente vivo más cercano, el lirón de jardín (derecha). (Foto: James Sadler, University of York)

 

El supervisor del doctorado de Jesse, el Dr. Philip Cox del Departamento de Arqueología de la Universidad de York y de la Escuela de Medicina de Hull York, dijo: “Aunque el enanismo de las islas se conoce relativamente bien, ya que con los recursos limitados de una isla los animales pueden tener que encogerse para sobrevivir, las causas del gigantismo son menos obvias. Tal vez, con menos depredadores terrestres, los animales más grandes pueden sobrevivir ya que hay menos necesidad de esconderse en espacios pequeños, o podría ser un caso de co-evolución con aves depredadoras donde los roedores se hacen más grandes para hacerlos menos vulnerables a ser atrapados por sus garras”.

 

Jesse divisó los fragmentos fosilizados del cráneo durante una visita de investigación al Museo de Palermo en Italia, donde se exhibía un segmento de roca del suelo de una pequeña cueva, descubierta durante la construcción de una autopista en el noroeste de Sicilia en la década de 1970.

 

“Me llamó la atención lo que pensé que eran fragmentos de cráneo de una especie extinta incrustados en uno de los segmentos del suelo de la cueva”, dijo Jesse. “Arreglamos que el segmento fuera enviado a Basilea, Suiza, para ser escaneado por microCT y los escaneos resultantes revelaron cinco cráneos fragmentados de lirones gigantes presentes en la roca”.

 

Es probable que la reconstrucción juegue un papel importante en futuras investigaciones dirigidas a mejorar la comprensión de por qué algunos animales pequeños desarrollan tamaños corporales más grandes en las islas, dicen los investigadores.

 

“El cráneo reconstruido nos da una mejor idea de si el lirón gigante se habría visto similar a sus homólogos de tamaño normal o si su apariencia física habría sido influenciada por las adaptaciones a un entorno específico”, explica Jesse. “Por ejemplo, si miramos al roedor vivo más grande – el carpincho – podemos ver que se ha expandido en tamaño en una trayectoria diferente a otras especies de la misma familia”.

 

Jesse también está usando modelos biomecánicos para entender los hábitos alimenticios del lirón gigante. “Con ese tamaño, es posible que haya tenido una dieta muy diferente a la de sus parientes más pequeños”, añade. (Fuente: NCYT Amazings)



Source link