El coronavirus ha provocado una enfermedad sistémica, es decir, una patología que afecta a muchas y muy diferentes partes del organismo. Y son precisamente los internistas los encargados de estudiar y atender este tipo de enfermedades. Algunos los consideran incluso lo sabios de la medicina.

Este es el motivo que los ha convertido en una parte esencial de la atención a los pacientes infectados por el SARS-COV2 desde el mes de marzo. Y es que, hasta ahora, los internistas han atendido al 80% de los afectados por la Covid-19.

Conocer más y mejor cómo se comporta el virus y cómo combatirlo, llevó a la Sociedad Española de Medicina Interna a crear un registro clínico sobre el coronavirus, en la que ya hay incluidos datos de más de 19.000 pacientes atendidos por los profesionales de esta especialidad.

¡SÚMATE A NUESTRA COMUNIDAD!

Podrás escuchar nuestros podcast, recibir un boletín semanal con las novedades, escribir comentrios, enviar preguntas…

Después de analizar datos de más de 17.000 pacientes, dados de alta o fallecidos, a los que se realizó el seguimiento, se ha podido obtener una completa radiografía del perfil tipo del paciente COVID-19 en nuestro país.

Qué síntomas presentaban al ingreso, cuáles fueron los hallazgos más habituales en la exploración física, tratamientos empleados, así como cuáles fueron las principales complicaciones y su pronóstico.

Principales complicaciones

Según datos del Registro SEMI-COVID-19, entre las principales complicaciones de los pacientes COVID-19 hospitalizados se hallan el Síndrome de Distrés Respiratorio Agudo, registrado en el 33,8% de los casos, la neumonía bacteriana asociada a mal pronóstico, presente en el 10,9% de los pacientes, o la sepsis (6,2%).

Por otro lado, según el análisis de los datos la tasa global de mortalidad se sitúa en el 20,9%, la de ingreso en UCI en el 8,6% y la de reingreso hospitalario en el 3,8%.

Edad media y síntomas más comunes a ingreso

La edad media del paciente COVID-19 hospitalizado en España es de 69,4 años, y el 57,2% de los pacientes ingresados por la nueva enfermedad son varones.

A su llegada al centro sanitario, los síntomas más habituales que refieren los pacientes son la fiebre (83,9%), la tos (73,1%), la dificultad respiratoria (57,5%), fatiga (43,2%), diarrea (24%), pérdida de apetito (19,7%), anosmia o pérdida de olfato (7,4%).

Cuando el especialista realiza la exploración física, los internistas suelen detectar otros síntomas. Los ruidos anormales en la auscultación son habituales en el 53,8% de los pacientes, y la fiebre en el 52%.

Además, suelen encontrar signos de respiración muy acelerada (taquipnea) en el 31,5% de los casos, taquicardia (24,8%), saturación de oxígeno inferior al 90% (17,9%), confusión (12%) e hipotensión (6,3%).

Pacientes de mejor y peor pronóstico

Todavía es un enigma la causa que lleva a algunos pacientes a empeorar desde el momento del ingreso. Se sabe que existen factores de riesgo como la edad, la obesidad, y las patologías previas, que pueden llevar al enfermo a estados más graves de la enfermedad e, incluso, al fallecimiento. Pero la evidencia científica en este aspecto es todavía escasa.

Gracias a los datos recogidos en el registro de la Sociedad Española de Medicina Interna, se ha observado que hay un grupo de pacientes, el 72% de los estudiados, que presentaron fiebre, tos y dificultad respiratoria (disnea), en el momento del ingreso y que han sido los que peor pronóstico han tenido.

En concreto, de los pacientes presentaba esta triada de síntomas, un 13,6% necesitó ventilación mecánica, el 9,7% ingresó en UCI, y el 24% falleció.

En contraste, se ha identificado otro grupo, un 10,4% de los pacientes con coronavirus, que, además de fiebre, tos y disnea, presentaban augesia (ausencia de gusto) y/o anosmia (pérdida de olfato). Los casos dentro de este grupo fueron los que mejor pronóstico tuvieron.

De hecho, entre este grupo de enfermos sólo un 8% requirió ventilación mecánica, un 5,9 ingresó en UCI y sólo un 4,3% falleció.

El análisis de los datos revela la existencia de dos grupos más. Un 7,3% de los pacientes que tuvieron la triada de síntomas (fiebre, tos, disnea) más dolor articular, de cabeza y de garganta. Entre ellos, los fallecimientos se situaron en el 14,7%.

El último grupo de infectados presentó problemas gastrointestinales además de la triada, y su porcentaje de muertes fue el 18,6%.

El Registro Clínico SEMI-COVID-19, es uno de los mayores registros clínicos de España y del mundo sobre SARS-CoV-2. En él participan 686 investigadores de 150 hospitales y ha puesto en marcha más de 70 investigaciones, que seguro ayudarán a conocer más y mejor cómo actúa el virus, y aclararán muchas dudas sobre el manejo de estos pacientes.



Source link