Hace unos días desayunábamos con la noticia de que el BBVA compraba Catalunya Banc. Hasta ahí todo perfecto, pero leemos a continuación que el secretario de Estado de Economía, Fernando Jiménez Latorre, valora “positivamente” la compra de la caja catalana por parte de la entidad bancaria, porque con ella se “minimiza el coste para el contribuyente”. Y me pregunto, ¿qué coste para el contribuyente? ¿Por qué iba a soportar económicamente el contribuyente actividades de dos entidades financieras privadas? Porque el Estado ha inyectado 60.000 millones (de dinero público) en la banca a modo de rescate del que solo han recuperado el 4%. Suena a mala gestión.

El BBVA se hizo con la subasta de Catalunya Banc ofreciendo 1.187 millones de euros por el 100%, pero ello no evita que el Estado pierda unos 12.000 millones de euros de las ayudas inyectadas al grupo. Eso sí, el BBVA estima que la compra de Catalunya Banc contribuirá a su beneficio neto en un promedio de 300 millones de euros al año a partir de 2018. Aparentemente no parece que necesite mucho rescate.

¿Por qué el Gobierno inyecta dinero a los bancos y las eléctricas? Siendo de las pocas compañías con beneficios en tiempos de crisis, no tiene mucho sentido. Quizá tenga algo que ver el hecho que todos los ministros, diputados y presidentes del Gobierno terminen ocupando cargos en los consejos de administración y directivas de los mismos bancos y empresas.

La reestructuración de la banca española ha supuesto el rescate de un tercio del sector con inyecciones de dinero público por valor de 61.495 millones de euros desde 2009, según el último balance de junio del Banco de España. A esta cantidad habría que sumarle 572 millones más que el FROB, Fondo de Rescate Bancario, inyectó para facilitar la venta de cartera de hipotecas tóxicas de Catalunya Banc. La cifra global equivale al 6% del PIB español. El coste público de dicha operación muestra el lamentable saldo del rescate del sector.

Además, Catalunya Banc nació de la fusión de tres cajas catalanas (Catalunya, Tarragona y Manresa) siendo el segundo grupo que más ayudas públicas recibió. Ayudas que han ido a fondo perdido, por lo que vemos ahora. Pero hay más dinero invertido por los españoles para recuperar bancos, porque además de las inyecciones directas de capital, el Estado ha avalado emisiones de deuda por valor de 32.086 millones de euros que las entidades llevaron a cabo entre 2009 y 2010. Así, las ayudas públicas comprometidas superan los 100.000 millones.

Quizá si el Gobierno estuviese realmente preocupado por el coste que afecta a los contribuyentes, debería dejar de rescatar con el dinero público a los mismos bancos que desahucian a los ciudadanos que están pagando las deudas de las entidades financieras. ¿Todo un sin sentido o tiene demasiado para algunos?

Comparte y Disfruta These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • Facebook
  • Twitter
  • Meneame
  • Google Bookmarks
  • MySpace
  • del.icio.us
  • BarraPunto
  • LinkedIn
  • email
  • Print
Esther Dibae

Esther Dibae

Mente inquieta y periodista en ciernes. Comunico en Colectivo Raro y colaboro donde me dejan.
Esther Dibae

Latest posts by Esther Dibae (see all)

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.