En algunas de las ciudades más grandes del mundo, las bicicletas se han convertido en el medio de transporte favorito. Holanda, donde hay bicisendas, molinos y canales, ostenta una cifra récord: 63% de los ciudadanos las usan para desplazarse. En las grandes urbes argentinas las cifras son más humildes pero, por la pandemia, crecieron a dos cifras. Por ejemplo, según datos del Municipio de La Plata, 25% más de personas utilizan la bicicleta como medio de transporte que antes de la cuarentena. Y la infraestructura acompaña.

En la Ciudad de Buenos Aires ya es común ver a las bicicletas naranjas. Itaú, principal sponsor de las bicicletas compartidas, ahora lanza una línea de créditos pensada para comprar la propia.

La línea ofrece préstamos personales autogestionables 100% online, por todos los canales digitales del banco, de 12 a 36 cuotas, y está destinada a clientes y no clientes que se hayan vinculado al banco a través de la apertura de cuenta digital. Además, pagando con tarjeta de débito Itaú en bicicleterías seleccionadas, los clientes obtienen 35% de descuento con un tope de $3.000 total promoción.

Un ejemplo de cómo afectaría en cada bolsillo. Una bici, por ejemplo, de un valor aproximado de $35.000, tendría una cuota de $3.907 si se paga en 12 cuotas, o de $2.044 en 36 meses.

“Queremos seguir ofreciendo soluciones reales y concretas en este momento más que nunca, por eso creamos los préstamos para compra de bicicletas. Para que clientes y no clientes puedan comprar su propia bici hasta en 36 cuotas, sin importar si tienen o no tarjeta de crédito” agregó Alejandro Tschudy, gerente de Banca Comercial de Itaú Argentina.

Cambio de hábitos

En todas las grandes ciudades del mundo, la pandemia instó a repensar las formas de movilidad. En la Argentina, tomó características únicas: el transporte público, por ejemplo, está restringido a los trabajadores esenciales. Es por eso que crecieron las opciones de movilidad alternativa que tengan bajo costo de mantenimiento.

Según cifras del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, antes de la pandemia, se realizaban alrededor de 300.000 viajes en bicicleta y, hacia 2023, se espera que la cifra ascienda al millón de viajes por mes. Hoy, la bici propia se convirtió en una necesidad y no un lujo de fin de semana, especialmente en las grandes ciudades: el crecimiento sostenido de la movilidad individual en otras ciudades con características demográficas similares a la de Buenos Aires lo auguran. La infraestructura acompaña: en la Argentina hay más de 20 fábricas de bicicletas y los modelos populares tienen un grado de integración nacional casi de 80%.

Esta iniciativa se alinea al compromiso regional de Itaú con la movilidad sustentable. “Como parte de nuestra estrategia de sustentabilidad, desde hace más de ocho años promovemos el uso de la bici como una alternativa de movilidad urbana más responsable y amigable con el medioambiente, en un trabajo conjunto con nuestros grupos de interés. Hoy estamos contentos de poder sumar facilidades a todas aquellas personas que quieran acceder a una bici propia”, destacó Carolina Belzunce, gerente de Marketing de Itaú Argentina.

Para más información de cómo pedir la nueva línea de préstamos:

https://www.itau.com.ar/quieromibici/Paginas/default.aspx



Source link