Querido papá:

¿Por qué estás triste? Llevo unos días esperando a que se te pase, pero ya son más que los dedos de mis manos. Al principio pensaba que estabas enfadado conmigo. Por eso me he esforzado mucho en portarme bien, en hacerte mucho caso a ti y a mamá, y en comérmelo todo muy rápido… Pero también te veo discutir mucho con mami y enfadarte con mi hermanito. Y por eso ahora creo que lo que te pasa es que estás triste… Como yo cuando me perdí en aquella tienda tan grande y me asusté tanto que lloraba cada vez que me acordaba. A lo mejor es que te has perdido tú también y sigues asustado… A mí ya se me ha pasado el susto, ¿sabes…? Verás como a ti también se te pasa…

Hoy la profe nos ha mandado que pensáramos a quién nos gustaría enviar una carta si supiéramos escribir bien, y que apuntásemos qué cosas le diríamos a esa persona. Yo rápidamente he pensado en mi papá. “Me gustaría escribirle una carta para que se ponga contento”, le he dicho poniéndome de pie.

¿Sabes…? A veces, por la noche, desde la cama, oigo que le dices a mamá que te mereces rehacer tu vida. También te he escuchado decir que nosotros “a estas edades no nos enteramos de nada”. Y creo que tienes razón, porque yo no sé lo que quiere decir “rehacer la vida”. Yo sólo sé lo que significa cuando la profe me manda rehacer un dibujo o una frase. Sé que, cuando dice eso, quiere que borre con el borra todo lo que he pintado o escrito y empiece de nuevo desde el principio. Por eso creo que llevas tú razón y yo, como soy pequeño, no me entero de nada. Porque, ¿verdad que es imposible borrarnos a mamá y a mí y al hermanito con el borra para empezar desde el principio…? ¿A que a las personas no se las puede borrar como en los dibujos…? Mi amigo Manuel dice que sí que es posible… Y yo que no. Y él que sí… Y, al final, nos hemos peleado y nos han castigado en el recreo. Y cuando le he preguntado a la profesora si era posible que mi papá me borrase con el borra, ella se ha quedado callada y no ha dicho nada… Por eso creo que ella tampoco se entera de nada.

Mientras estábamos castigados, Manuel me ha contado que justo antes de que su papá se fuese a otra casa a vivir decía las cosas que tú dices. Yo quiero ser amigo de Manuel, pero me da mucha rabia que me diga eso porque además se pone contento y me dice que ya no va a ser más “el bicho raro de la clase”. ¿Y sabes lo que dice su mamá…? Pues que muy pronto mami “se va a unir a su club”. Y yo sé que un club es como un equipo, como los de fútbol. Y yo no quiero que mami sea de ningún otro equipo, ni que tú te vayas a vivir a otra casa ni convertirme yo en un bicho raro como dice Manuel…

Yo sé que tú siempre llevas razón, y le digo a mi amigo Manuel y a mi profe que mi papá lo sabe todo. Por eso me dio mucho miedo cuando ayer te oí decirle a alguien por teléfono que “esta vida no es para ti; que tú te mereces algo mejor”. Pusiste una voz tan rara, y estabas tan serio… Yo sé que, a veces, mi hermanito y yo somos malos, pero mami siempre es buena… ¡No puede haber nada mejor que mami! También sé que cuando quiero acordarme de algo o quiero algo con mucha fuerza, tengo que repetir muchas veces las mismas palabras. Tú repites muchas veces que te mereces algo mejor. Pero yo, como soy pequeño, no puedo imaginar qué puede haber mejor que estar todos juntos… Mamá, Tú, yo y el hermanito…

Pero luego me tranquilicé, y supe que todo era una broma, porque cuando llegó mamá le repetiste muchas veces que “creías que te habías equivocado y que deberías haberte dado cuenta antes”… Decías todo el rato: “me estoy engañando a mí mismo…, me estoy engañando a mí mismo”. ¿Por qué te engañas, papá…? Mamá y tú siempre me decís que no hay que engañar porque es malo.  Yo ya soy un poco mayor y sé cuando digo mentiras a alguien. Pero también soy un poco pequeño y no sé cómo hace uno para engañarse a sí mismo… También le he preguntado a mi profe si es posible que alguien se cuente mentiras a sí mismo. Pero se ha vuelto a quedar callada… Yo creo que la profe no sabe nada de nada…

Ser pequeño es un poco rollo porque tampoco sé qué significa cuando le dices a mamá que los niños nos adaptamos a todo. Manuel dice que hay que adaptarse cuando algo cambia. A mí sólo me gustan los cambios que molan: me gusta cambiar mis coches viejos por otros nuevos, me gusta cuando mami me cambia de ropa, me gusta comer cosas diferentes y cuando vamos todos juntos a sitios nuevos… Pero no me gustó tener que cambiar de amigos cuando fui al cole nuevo. Y aunque el hermanito me hace rabiar mucho, yo creo que no me gustaría cambiarle. Nunca pienso en cambiar a mami. Y tampoco quiero cambiarte a ti. ¡Porque mami es la mejor mami del mundo y papi es el mejor papi del mundo! Y yo también sé que tú no nos cambiarías a mi hermanito y a mí, porque también te he oído decirle muy serio y en voz muy alta a mamá que “tus hijos son lo primero para ti”. Me gusta mucho cuando dices eso, aunque lo digas enfadado y no con cara de estar contento.

Yo te defiendo siempre, ¿sabes…? Por eso no le digo a Manuel ni a la profe que sólo creo que hay una cosa en la creo que estás equivocado… Es cuando le dices a mami que a lo mejor no eres un buen padre… No digas eso papá… ¡Tú eres el mejor papi del mundo! Sólo estás un poco asustado, como cuando yo me perdí y luego tenía sueños malos y lloraba mucho cada vez que me acordaba… Pero a mí ya se me ha pasado porque mami me dio muchos besos… Tú también puedes pedirle a mami que te dé muchos besitos… Verás que así pronto dejas de estar asustado…

¡Te quiero mucho papá!

Comparte y Disfruta These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • Facebook
  • Twitter
  • Meneame
  • Google Bookmarks
  • MySpace
  • del.icio.us
  • BarraPunto
  • LinkedIn
  • email
  • Print
Ruben Chacon
Acompáñanos:

Ruben Chacon

Mi objetivo es hacerte reflexionar at Padres Borrosos
Rubén Chacón se dedica desde hace más de 15 años a la comunicación (como periodista y publicista) y la divulgación (como docente y conferenciante). En lo que concierne a su faceta de escritor, además del libro EL SORPRENDEDOR (Temas de Hoy, 2011), es autor de numerosos artículos, relatos y ensayos.

Desde hace un lustro explora las posibilidades pedagógicas y de toma de conciencia de la gamificación (a través de los juegos de mesa principalmente). En este ámbito, es creador, entre otros, de Calentamiento Global, WannaBee y SORPRENDEDORES, su obra más conocida, desarrollada junto a Sergio Fernández, de la que se vendieron más de 5.000 ejemplares sólo en 2012.

Pero si hay algo en lo que Rubén es experto es en paternidad, relaciones de pareja e inteligencia emocional. Más de dos décadas de vuelo junto a Elsa Molina, compañera de su vida, madre de sus dos hijos y socia co-fundadora de PADRES BORROSOS, así lo atestiguan.

PADRES BORROSOS es un proyecto para parejas con hijos (o que están pensando en tenerlos) sin miedo de redefinir sus propios contornos. Bajo el lema: "Cuando los hijos realmente son lo primero, todo lo demás, obligatoriamente ha de ser secundario", Elsa y Rubén proponen alternativas para conciliar la felicidad personal y la de la pareja con el bienestar de la unidad familiar.
Ruben Chacon
Acompáñanos:

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.