VALLADOLID, 3 Dic. (EUROPA PRESS) –

   Podemos e Izquierda Unida pedirán a la Junta de Castilla y León que habilite una partida presupuestaria para instalar filtros HEPA y medidores de CO2 en las aulas que permitan reducir el riesgo de contagio de coronavirus por aerosoles y al mismo tiempo prevenir resfriados por la apertura de ventanas en pleno invierno para ventilar.

   La iniciativa se lleva a las Cortes a través de los procuradores de Podemos, si bien se trata de una iniciativa conjunta con IU –que en esta legislatura se quedó sin representación en la Cámara– dentro del proceso de confluencia iniciado también en Castilla y León entre ambas formaciones.

   Así, esta “primera iniciativa conjunta como Unidas Podemos en Castilla y León”, según se ha referido a ella el secretario autonómico y procurador de Podemos, Pablo Fernández, busca, además de adquirir estos dispositivos para la “completa renovación del aire” en los centros públicos de todos los niveles educativos, solicitar su instalación en centros privados y concertados, como ha explicado el coordinador autonómico de Izquierda Unida en la Comunidad, Juan Gascón.

   Fernández y Gascón han comparecido de forma conjunta este jueves en la sede del Parlamento regional para presentar su iniciativa, que han calificado de “total sentido común” dadas las bajas temperaturas que sufre la Comunidad en invierno, tras lo que el procurador de Podemos ha ironizado con la “exclusiva” que estaban en condiciones de brindar estas formaciones a la Consejería de Educación relativa a que “en Castilla y León hace muchísimo frío en invierno”.

   Pablo Fernández ha lamentado que la Consejería se haya limitado a apostar por la ventilación para prevenir contagios por aerosoles en lugar de invertir en este tipo de soluciones tecnológicas que permitan a un tiempo evitar contagios pero también resfriados, al tiempo que ha criticado su “desidia, apatía y atonía” hacia la educación pública.

“FALTA DE PLANIFICACIÓN”

   A pesar de esta “falta de planificación” que el líder de Podemos en la región ha achacado a la Administración autonómica, ha advertido de que “todavía está a tiempo” si se da “la celeridad necesaria” a la adquisición de estos equipos, para apuntar a continuación que la ciudadanía “requiere soluciones concretas a problemas cotidianos como éste”.

   Por su parte, Juan Gascón ha recordado que en la Comunidad Valenciana la Generalitat ha comprado ya 8.000 de estos equipos y ha asegurado que el coste medio que presentan, unos 200 euros, supone una cantidad “minúscula” para las cifras que maneja la Administración.

   En este sentido, ha lamentado que hayan tenido que ser los ayuntamientos de muchos municipios los que hayan tenido que afrontar estas inversiones “a pesar de que no es su competencia” y ha puesto como ejemplo los casos de localidades como Roa y Gumiel de Izán en Burgos o Guardo en Palencia.

   En otros casos, según ha señalado, han sido las asociaciones de padres las que han puesto en marcha campañas para obtener los fondos, mientras que en algunos centros donde la propia dirección ha tratado de afrontar el coste con recursos propios “han recibido una llamada de atención” por parte de la Consejería, como ha ocurrido, según ha criticado, en el CEIP Juan Mena de Palencia, mientras “sí se permite en los concertados”.

   Tras recordar que un informe del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) alaba estas inversiones no sólo para combatir el coronavirus, sino para neutralizar otros virus o paliar alergias respiratorias, ha subrayado que son las direcciones provinciales de Educación las que conocen las necesidades de estos centros y el número de dispositivos que sería necesario comprar.



Source link