Las tareas de sustitución de las viejas baterías a bordo de la estación espacial internacional siguen en marcha. El 16 de julio, los astronautas de la NASA Chris Cassidy y Robert Behnken llevaron a cabo una salida extravehicular (EVA) para avanzar en este trabajo, que ya se encamina hacia su final.

 

Los dos hombres con sus trajes espaciales despresurizaron el módulo esclusa Quest a las 11:07 UTC, abriendo dos minutos después su escotilla exterior. Se iniciaba así la EVA número 67 desde el segmento estadounidense.

 

La excursión duraría unas 6 horas y se desarrollaría sin dificultades. A su término son ya 46 las baterías originales de níquel-hidrógeno sustituidas (de las 48 instaladas) por otras 23 nuevas de ion litio, más potentes. Gracias a ellas se espera que el complejo orbital pueda permanecer operativo durante el resto de esta década, ya que su presencia es esencial, no en vano se ocupan de suministrar energía a los sistemas cuando la estación atraviesa el sector nocturno de su órbita y sus paneles solares no pueden producir electricidad.

 

Durante la presente salida, los astronautas cambiaron seis baterías antiguas por tres nuevas, y aplicaron puentes para los circuitos que no las recibirían. Las baterías de ion litio se hallaban almacenadas en una plataforma japonesa externa, y fueron trasladadas hasta el sector del segmento S6 donde operarán. Las antiguas fueron también almacenadas en una plataforma exterior.

 

[Img #61088]

 

Un momento de la EVA. (Foto: NASA TV)

 

Los astronautas fotografiaron la zona de trabajo, instalaron una pértiga para una cámara y finalmente regresaron al interior del módulo Quest, cerrando las escotillas a las 17:07 UTC y represurizando el habitáculo tres minutos después.

 

El programa de mantenimiento contempla la instalación de una batería de ion litio más, sustituyendo a otra que falló poco después de ser colocada en su sitio hace meses. Su reemplazo ya se halla en la estación. (Fuente: NCYT Amazings)

 

 



Source link