MADRID, 2 Oct. (EUROPA PRESS) –

   Niño de Elche ha presentado en el Museo Reina Sofía la instalación ‘Auto Sacramental Invisible. Una representación sonora a partir de Val del Omar’, una propuesta que “amplía” el trabajo realizado en 1951 por el artista José Val del Omar.

   “Es un espacio de contextualización sobre la pista que Val del Omar realizó en los años 50. En la segunda sala está la instalación a partir de todos esos guiones que Val del Omar tenía, algunos inacabados o acabados, y la utilizo como inspiración, con toda la libertad del mundo para cambiarlo o remezclarlo“, ha explicado en declaraciones a Europa Press el músico.

   Esta instalación –que estará desde este martes 7 de octubre hasta el 26 de abril del 2021– forma parte del Programa Fisuras y se podrá ver en el Espacio 1 del edificio Sabatini. Val del Omar realizó un elaborado guion que distribuía minuciosamente el sonido (voces, músicas, sonidos diversos) a través de más de una decena de altavoces.

   Esta obra, prácticamente desconocida ya que sólo llegó a presentarse de manera parcial, configura una propuesta estética que anticipa las reflexiones que ya en los años sesenta del siglo XX propiciarían la expresión ‘arte sonoro’, y ha sido reinterpretada ahora por el Niño de Elche.

   “Cuando el Reina Sofía me invita a que piense alguna pieza dentro de Fisuras, entendí que había que ampliar discursos ya puestos en circulación. La parte sonora del legado de Val del Omar quedó en un sgeundo plano y a mí ha sido la que realmente me fascina, así que sabía que eso estaba todavía un poco virgen y tenía algo que decir”, ha señalado.

   No obstante, El Niño de Elche ha evitado incluirse dentro del concepto de ‘arte sonoro’, puesto que entiende que es “una etiqueta posibilitadora” con la que no se “lleva bien”. “Para la gente del arte sonoro yo no soy de los suyos en la parte de música tampoco me reconocen como músico al uso: estoy en continua aprensión con esas etiquetas”, ha reconocido.

   El artista y cantaor flamenco mostrará el resultado de su investigación también en el Centro de Residencias Artísticas de Matadero dentro del Festival de Artes Expandidas ‘RAYO’. El Niño de Elche ha reconocido que con estos proyectos demuestra que ya ha “superado” la crisis personal a raíz de los meses del confinamiento.

   “La pandemia está afectando a mi manera de trabajar en el sentido de movilidad, como a todos. Pero en el sentido espiritual lo pasé bastante mal al principio, porque fue un duro golpe que se suspendieran cuestiones de trabajo“, ha explicado.

   “Ha sido muy duro, pero cuando ya me recuperé un poco empecé a trabajar en cosas que tenía paralizadas, libros…aproveché el tiempo. Ahora no pienso tanto en el futuro, sino mucho más en el presente. Esto pasará y pasaremos a otra realidad, aunque sí es verdad que lo que siempre está pululando dentro de mi oreja como si fuera una mosca es que tenemos algunas libertades sociales mermadas“, ha concluido.



Source link