Manifestación de la dignidad en Madrid. Cientos de miles de personas ejercen su derecho a manifestarse en contra de los recortes salvajes para unos, que curiosamente coinciden con humildes asalariados que son los más afectados por la crisis económica que nos azota, y para otros, bancos y constructoras, por ejemplo, barra libre de decenas de miles de millones de euros a fondo perdido.

Esto que he escrito en el párrafo anterior es cierto. Esto ha pasado, pueden hacernos creer que es por nuestro bien, que había que hacerlo, que no puede dejarse que se hunda la banca, etcétera, pero ha pasado. Además los malditos recortes han ido a la línea de flotación de dos colectivos principales; los estudiantes, cuyos ya limitados recursos se han visto cercenados por los recortes en ayudas al estudio. Eso sin contar con el descenso de calidad en la docencia, debido a los recortes de personal que ha provocado clases sin profesores y sobreexplotación de las plantillas, que siempre lleva a un menor rendimiento.

El otro colectivo son los enfermos y pensionistas, muchas veces coincidentes ambas circunstancias, mayor y enfermo, que además de tener por regla general pocos recursos, tienen que afrontar repagos de los servicios, que en muchas ocasiones se suman a los costes de medicamentos que ahora tienen que pagar, haciendo sus tratamientos inalcanzables económicamente. Y es que también hay que comer.

Todo lo anterior se ha visto en muchos casos agravado por el éxito de la reforma laboral llevada a cabo por este gobierno. Y digo éxito porque lo ha sido. Esta reforma laboral iba dirigida principalmente al beneficio del empresario mediano y grande. Y están siendo los mayores beneficiados, han podido despedir a su personal más veterano con más categoría y más sueldo y con más derechos, por mucho menos dinero y sustituirlo por personal con contratos basura y de prueba con sueldos ridículos.

Lo que nadie contó, pero todos sabíamos, es que los daños colaterales serían, por un lado el aumento salvaje del paro debido a los ahora factibles despidos y por otro la bajada espectacular de los sueldos, que sumado a el descenso de los ingresos de las familias provocados por dicha bajada y miembros en paro, ha provocado un descenso espectacular en el consumo y en casos cada vez más numerosos, desahucios por impagos de hipotecas. A su vez estos impagos de las hipotecas han hecho subir la morosidad de los bancos y en algunos casos ha llevado al rescate de algunas cajas de ahorro, que casualidad, en la mayoría de los casos gestionadas por los políticos, sindicatos y patronales regionales de turno.

Todo lo anterior ha provocado un número creciente de ciudadanos afectados en mayor o menor medida por las circunstancias económicas a las que nos hemos visto abocados y que políticos y empresarios utilizan para chantajearnos sobre sueldos y medidas de recorte respectivamente. Y lo peor está por llegar, cuando las prestaciones de desempleo lleguen a su fin y las disminuidas indemnizaciones de despido se agoten. Todos sabíamos que si seguíamos por ese camino llegaríamos a este fin.

Y ahora que nos han llevado hasta aquí y nos manifestamos en masa, lo cual era previsible, surgen grupos de jóvenes víctimas de mala educación por parte de padres y sistema, sin ingresos por trabajo y sin expectativas, que la pagan con el mundo y revientan dichas manifestaciones y que cuando consiguen separar a un grupo de policías se dedican a hacer con ellos lo que tal vez ellos les harían, pero sin el tal vez. Violencia que genera violencia. Lo peor es que los de siempre, que son capaces de sacar provecho de todo, aunque se trate de basura, ahora justifican la nueva ley de orden público y dicen que es necesaria. Lo que iba a tratarse de una protesta que demostrara el poder del pueblo soberano y un basta ya, la derecha que tiene nombre y apellidos y TDT Party y Razón y saben el ABC de las cosas, lo utiliza para justificar leyes del pasado e ignorar lo evidente, que el pueblo está hasta los huevos y que esto va a peor y que como llegue donde no debe, esto no va a haber ley que lo pare.

Comparte y Disfruta These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • Facebook
  • Twitter
  • Meneame
  • Google Bookmarks
  • MySpace
  • del.icio.us
  • BarraPunto
  • LinkedIn
  • email
  • Print
Saturno Devora

Saturno Devora

Irreverente, imposible, inconformista, incrédulo, intenso y mordaz.
No creas nada hasta que lo hayas probado por ti mismo...
Saturno Devora

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.