La norma aprobada por el Consejo de Ministros del 29 de noviembre pasado convirtió en monetizables, que significa, garantizados por el Estado en forma de Deuda Pública, parte de los créditos fiscales que permitirían a los bancos ahorrarse impuestos en el futuro.

Dicho así en su definición, el efecto que tendrá sobre la economía de nuestro país el cambio en la norma, no parece que tenga importancia, es más, eso es lo que ha dado a entender el Ministro de Economía, Luis de Guindos, al ser preguntado por ello.

Todo esto significa en realidad que los bancos afirman que el dinero que destinan a las previsiones, las cuales obligan a garantizar con efectivo las operaciones sospechosas, para caso de pérdida, para ellos es dinero muerto que no produce ganancia mientras no se traducen a pérdidas reales, ya que al contrario que éstas, no se puede deducir fiscalmente, o sea reducir los impuestos que pagan por los beneficios y no produce ganancia además de reducir los últimos, (o sea los beneficios).

Esto era así porque hasta ahora esos beneficios fiscales caducaban al final del plazo de las previsiones, es decir, que si un banco tenía unas previsiones de 1.000 millones para cinco años y sólo utilizaba 500 en ese periodo, hasta ahora sólo obtenía beneficios fiscales por esos 500, mientras que el resto hasta el total era dinero muerto que no produce nada. Por supuesto para los Bancos no es cuantificable en dinero la tranquilidad de los ciudadanos, al sentir que si hay pérdidas no saldrán de nuestros bolsillos, como en otras ocasiones.

Pues bien, la nueva norma establece que los beneficios fiscales ahora no caducan y son recuperables en el futuro. Esto significa que les vamos a ahorrar a los bancos, en impuestos, en el futuro, unos 40.000 millones de euros, más de 10.000 millones más de los cálculos del Ministerio de Economía, liderado por uno de los “cracks” de Leman Brother’s, el banco estadounidense que con su caída, inició esta crisis, calculó. Ahí lo dejo.

Estos 40.000 millones serán pagados en Deuda Publica, lo que garantiza su cobro gracias al cambio que se llevó a cabo en nuestra Constitución. Luego nos vendrán con cuentos sobre que nuestra Deuda Pública está en el noventa por ciento del PIB y hay que bajarla y bla, bla, bla… Negocio seguro, que para eso son bancos.

Y, por supuesto y muy importante, no olvidarán decirnos que vivimos por encima de nuestras posibilidades y que ya no son posibles una sanidad pública de calidad, una educación pública gratuita para todos, ni un sistema de pensiones público y que todo esto es por nuestro bién, que sois mú tontos.

Comparte y Disfruta These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • Facebook
  • Twitter
  • Meneame
  • Google Bookmarks
  • MySpace
  • del.icio.us
  • BarraPunto
  • LinkedIn
  • email
  • Print
Saturno Devora

Saturno Devora

Irreverente, imposible, inconformista, incrédulo, intenso y mordaz.
No creas nada hasta que lo hayas probado por ti mismo...
Saturno Devora

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.