Alejandra Mateo Fano | Este jueves 11 de febrero se han manifestado en la plaza Alcalde Juan Vergara de Getafe más de 150 personas para protestar contra los despidos de varios trabajadores de la plantilla de Ibérica que tuvieron lugar a inicios de diciembre. 

La concentración, que ha comenzado a las 12:00, fue convocada por los sindicatos CCOO y CSIF-USO en continuación de una huelga que ya suma seis días. En ella, los trabajadores de la empresa de maquinaria John Deere, además de reclamar urgentemente la recolocación en Ibérica de los once empleados despedidos, han pedido la reincorporación inmediata de aquellas personas que han pasado el tribunal médico, que tienen una incapacidad y según el convenio se les puede incorporar de nuevo al trabajo en un puesto que sea compatible con su situación médica. Otra reivindicación de los huelguistas es el pago a varios trabajadores del salario correspondiente al pasado 16 de marzo, cuando se llevó a cabo un paro de la actividad por riesgo grave inminente dado que las medidas de prevención sobre el Covid no se estaban cumpliendo de facto. Después de estos seis días de inactividad, Comisiones Obreras informaba ayer de que los próximos paros se realizarán hasta el martes 16 de febrero, continuándose las huelgas y movilizaciones hasta que la empresa acepte las condiciones que se le demandan, en diálogo constante con los miembros de la plantilla y los sindicatos convocantes en las asambleas.

La situación que atraviesan hoy los trabajadores despedidos de la plantilla de Ibérica es de gran incertidumbre y preocupación, Mario López (nombre falso), especialista en desarrollo de concesionarios y técnico de aplicaciones informáticas en John Deere, es una de las 11 personas que fueron expulsadas en diciembre: “ El 1 de diciembre me comunicaron por un burofax que mi puesto desaparecía, lo cual es completamente incierto porque lo que realmente han hecho ha sido dárselo a una empresa externa”. De este modo, la opción que la empresa ofrece es una recolocación no en España sino en Polonia, se trataría de un contrato polaco que implica la pérdida de 1000 euros al mes del trabajador y que supone, entre otras cosas, ingresar 1500 euros mensuales (cantidad menor al sueldo que cobran en España realizando el mismo trabajo) y no se consideraría la antigüedad del trabajador. La precariedad laboral y la disminución significativa del salario de estos trabajadores en el caso de que aceptasen el nuevo contrato llama especialmente la atención si se consideran los 2300 millones de beneficios netos que obtiene la empresa a nivel mundial. Añade con visible indignación que “la empresa ha firmado de manera unilateral un acuerdo con UGT, el cual ofrece exactamente lo mismo que si fuese un despido improcedente y que los trabajadores ya habíamos rechazado anteriormente”.

Bajo enérgicas consignas como “Getafe, escucha, John Deere está en la lucha”, “Despedidos, readmisión” o “el puesto de trabajo no se vende, se defiende”, la concentración ha transcurrido sin incidentes y respetándose todas las medidas sanitarias de distancia social de seguridad y uso obligatorio de mascarilla. Ha tenido lugar la intervención de varios miembros de la plantilla y de los sindicatos, que han hecho un llamamiento al inconformismo ante la dura situación laboral que atraviesan hoy los despedidos. Además, se ha instado a la acción colectiva y a la solidaridad entre compañeros contra este tipo de abusos por parte de la dirección de la empresa.






Source link