Tras la reunión de los rectores de las 80 universidades españolas (50 públicas y 30 privadas) para tratar el tema de la reforma universitaria con el ministro de Educación, José Ignacio Wert, el presidente del Consejo de Rectores (CRUE), Manuel López, ha pedido “calma y más tiempo” para estudiar las propuestas del Ministerio.

En concreto se refiere al hecho de pasar de grados de cuatro años más uno de máster, a grados de tres años más dos de máster, lo que según López podría causar “confusión e incertidumbre” entre los estudiantes y sus familias, además de que tendría “una fuerte repercusión” en la organización del sistema universitario español.

Didac Ramírez, presidente de la Comisión Académica de la CRUE y rector de la Universidad de Barcelona, ha pedido que se aclare si esta nueva organización de los másteres y los grados va a suponer una nueva subida de tasas para el alumno ya que, actualmente, la matrícula de los másters es muy superior a la de los grados.

Finalmente, López quiso aclarar que la CRUE no daba un “no rotundo” a la nueva reforma universitaria, sino que mostraba “una serie de apreciaciones que se deberían tener en cuenta” para un apoyo absoluto por parte de los rectores al Ministerio de Educación.

Por su parte, los Consejos Sociales de las Universidades, acusan a Wert de “falta de valentía” a la hora de “impulsar la profunda reforma estructural que el sistema universitario está exigiendo”. Joaquín Moya- Angeler, uno de los miembros del consejo, se ha quejado de que “se haya aparcado la reforma del sistema de gobierno y de financiación, en el que se exige una rendición de cuentas, una mayor transparencia y un sistema más abierto en la representación de sus órganos de gobierno”.

Además le propone al ministro un plan B por el cual se “posibilite que las universidades y comunidades autónomas que quieran mejorar su sistema de gobierno puedan hacerlo de acuerdo con la ley”. Permitiendo así que cada centro elija su modelo de gobierno y se desee mantener el actual o cambiarlo, para dar una mayor flexibilización a las estructuras actuales de autonomía de cada universidad.

Aspectos a tener en cuenta

Las nuevas universidades tendrán que seguir ofreciendo un mínimo de ocho titulaciones para poder ser aprobadas, pero no será necesario que los estudios ofertados tengan un carácter generalista, sino que podrán ser especializados.

Los profesores se acreditarán como docentes por un nuevo sistema de méritos más cualitativo que cuantitativo, aunque la docencia y la investigación seguirán siendo las variables con más peso a la hora de evaluar los candidatos, pero también se mirará la experiencia profesional de cada uno.

Esta nueva ley, además, permitirá a los rectores de cada universidad elegir si quiere ofertar grados de tres años con másteres de dos, o grados de cuatro años con másteres de uno, como se hace en la mayoría de los países europeos.

Comparte y Disfruta These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • Facebook
  • Twitter
  • Meneame
  • Google Bookmarks
  • MySpace
  • del.icio.us
  • BarraPunto
  • LinkedIn
  • email
  • Print
Piedad Milicua

Piedad Milicua

Estudiante de Periodismo y Comunicación Audiovisual casi graduada. Ojalá mi vida fuese una novela que se adaptase al cine
Piedad Milicua

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.