BRUSELAS, 18 Jul. (EUROPA PRESS) –

Los jefes de Estado y de Gobierno han terminado la primera jornada de la cumbre pasadas las 23.30 horas de este jueves y retomarán las negociaciones este sábado por la mañana a la espera de una nueva propuesta sobre el presupuesto comunitario y el fondo de recuperación por parte del presidente del Consejo europeo, Charles Michel.

“Claramente, no hay consenso hoy”, ha expresado a su salida el primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, tras una primera sesión que ha durado casi catorce horas antes de ser suspendida. Michel ha convocado de nuevo a los líderes de la UE a una nueva reunión que comenzará a las 11.00 horas de este sábado.

Gran parte de los esfuerzos de las capitales en la primera sesión se han centrado en las condiciones para acceder al fondo de reconstrucción. El primer ministro de Países Bajos, Mark Rutte, ha sido firme en su exigencia de que los planes nacionales para recibir las ayudas sean aprobados por unanimidad.

Esto daría a su gobierno la posibilidad de vetar cualquier desembolso si considera que España o Italia, los mayores beneficiados del futuro fondo, deben aprobar una nueva reforma laboral o modificar el sistema de pensiones.

Fuentes diplomáticas reconocían poco antes de terminar esta jornada que las negociaciones se encontraban “en un momento difícil” y que el punto de “bloqueo” era precisamente el mecanismo para aprobar los planes de reformas de cada país y los posteriores desembolsos de las ayudas.

España e Italia, según fuentes de Moncloa, consideran que la posición de Países Bajos sobre esta cuestión es inaceptable. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, prefiere, en cambio, un sistema “ágil y que incentive las reformas”, pero también que sea “eficiente”.

Además de la condicionalidad, norte y sur del bloque chocan en el tamaño del plan, 750.000 millones de euros, que países como Países Bajos, Suecia, Dinamarca, Finlandia o Austria desean rebajar mientras que otros como España o Italia conciben esa cifra como la mínima aceptable. Los socios del sur del bloque también defienden que se mantengan los 500.000 millones en transferencias directas que recoge la propuesta original.

Michel ha sondeado las opciones posibles en reuniones que ha mantenido con diferentes líderes, entre ellos la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Emmanuel Macron, por un lado, y con el propio Rutte, por otro. Sánchez no ha participado en ninguno de los contactos organizados por el belga.

Ahora, las delegaciones esperan una nueva propuesta revisada por parte del exprimer ministro belga que pueda desbloquear la situación. Fuentes comunitarias se mostraban de hecho optimistas de cara a la posibilidad de lograr un acuerdo este sábado por la tarde.



Source link