MADRID, 23 Dic. (EUROPA PRESS) –

La Mesa Profesional Audiovisual ha valorado “muy positivamente” la introducción en los Presupuestos Generales del Estado (PGE), a través de una enmienda de Esquerra Republicana (ERC), ayudas fiscales a las producciones cinematográficas que, a su juicio, permitirán que el sector cuente con “un sistema más eficiente de incentivos y con una mayor seguridad jurídica”.

La nueva medida habilita un sistema de contrato de financiación que simplifica la relación de los productores culturales con los posibles inversores, permitiendo a estos ser beneficiarios directos de las deducciones fiscales que corresponderían al productor, explican las productoras.

De este modo, la deducción sólo puede ser aplicada por el productor o por los contribuyentes inversores, para los cuales se establece un beneficio máximo del 20% sobre la inversión realizada, todo ello incompatible con la adquisición de derechos de propiedad intelectual -que seguirán siendo de la productora- o de resultados de otra índole, permitiendo distinguir así entre los inversores que ayudan a monetizar el incentivo fiscal y el resto de participantes en las producciones (inversores a riesgo o cadenas de televisión, entre otros).

Además, este cambio, advierten, afecta a los actuales certificados que emite el Instituto de la Cinematografía y de las Artes Audiovisuales (ICAA) o a los organismos equivalentes de las CCAA, y que acreditan la nacionalidad española y el carácter cultural de la obra. Estas dos características son requisitos indispensables para poder ser beneficiario de los incentivos fiscales y, a partir de ahora.

MEJORA LA CAPACIDAD DE CONTENIDO PROPIO

Las productoras señalan que, esta medida “ayudará al tan necesario incremento de la capacidad para generar más contenido propio, convertirá a España en un país competitivo para desarrollar coproducciones internacionales, generará empleo de calidad y de larga duración y dotará de más visibilidad a la cultura y al talento español”, entre otras.

A través de un comunicado, recogido por Europa Press, señalan que, en estos momentos, “resultaba imperativo adaptar la regulación de los incentivos al cine y televisión nacional” para producir “el efecto deseado con toda la intensidad posible y eficiencia”.

Así, creen que era necesario “simplificar la relación entre los productores y los inversores fiscales”, pues “son quienes cuentan con carga impositiva suficiente para ayudar a monetizar los incentivos fiscales en las producciones audiovisuales”.

MÁS FINANCIACIÓN

Con la medida impulsada por los independentistas, explican las productoras, “ya no será necesario” participar utilizando vehículos como las Agrupaciones de Interés Económico (AIEs), que “son altamente complejas y onerosas para las iniciativas independientes”. Es decir, las “más necesitadas de esta financiación prevista por la ley”.

“Teniendo en cuenta la grave crisis económica que asola nuestro país, cualquier medida que fomente que más inversores privados apuesten por la creación audiovisual, será bien acogida por el sector”, explican, antes de señala que sólo lamentan que “en este mismo debate no se aceptara la enmienda sobre la ampliación de la dotación económica para el Fondo de la Cinematografía o la fijación de un gasto mínimo competitivo” para “la postproducción de imagen y sonido”.

A su juicio, es “imprescindible para el desarrollo de las industrias técnicas y para poder competir en igualdad de condiciones que el resto de países de la Unión Europea”.



Source link