Las personas con colesterol alto deben evitar los carbohidratos y no las grasas saturadas, según ha comprobado un equipo internacional de expertos en enfermedades cardíacas y nutrición, incluidos cinco cardiólogos en un estudio publicado en la revista ‘BMJ Evidence-Based Medicine’.

Durante mucho tiempo, diferentes organizaciones, incluida la Asociación Americana del Corazón, han sugerido a las personas con hipercolesterolemia familiar que eviten comer alimentos de origen animal, como carne, huevos y queso, y así como el aceite de coco.

Tras revisaron las pautas dietéticas para estos pacientes, los investigadores han asegurado que no han encontrado encontrar ninguna justificación para que los profesionales sanitarios recomienden una dieta baja en grasas saturadas. “Durante los últimos 80 años a las personas con hipercolesterolemia familiar se les ha dicho que bajaran el colesterol con una dieta baja en grasas saturadas. Nuestro estudio ha mostrado que una dieta más ‘saludable para el corazón’ es baja en azúcar, pero no en grasas saturadas”, han aseverado los expertos.

Por tanto, los investigadores señalan que seguir una dieta baja en carbohidratos es más eficaz para las personas con mayor riesgo de enfermedad cardiaca, como las personas con sobrepeso, hipertensas y diabéticas.

Sus hallazgos son consistentes con otro artículo publicado recientemente en el ‘Journal of the American College of Cardiology’, que proporcionó pruebas de que los alimentos que aumentan el azúcar en la sangre, como el pan, las papas y los dulces, deben minimizarse, en lugar de los aceites tropicales y los alimentos de origen animal.



Source link