Dos genios, cada uno en su terreno, la escritora Carme Riera, académica de la RAE, y el compositor Antoni Parera Fons, Premio Nacional de Música, firman el que es uno de los grandes proyectos de la Conselleria de Presidència y Cultura y la Fundació Orquestra Simfònica de les Illes Balears: una ópera sobre el Arxiduc Lluís Salvador y su estancia en Mallorca. Esta futura producción está en este momento, debido a la pandemia del coronavirus y sus consecuencias sobre el sector de la cultura, en pausa, en «stand by», en palabras del gerente de la Orquestra Simfònica, Pere Malondra, quien avanzó ayer a Ultima Hora que este proyecto, «seguramente, no se podrá llevar a cabo en la presente legislatura».

La semana pasada, Antoni Parera Fons entregó el programa y la partitura completa de la ópera, de la que poco se sabe hasta el momento, mientras que Carme Riera, autora del libreto, lo recepcionó en Ca n’Oleo hace ya algunos meses. Ambos lo hicieron «dentro del calendario previsto», pero ahora esa hoja de ruta queda aplazada sine die, «hasta que las cosas mejoren y todo se pueda hacer como se tiene y se debe hacer», prosigue Pere Malondra. «Lógicamente», prosigue el gerente de la Orquestra Simfònica, «el siguiente paso natural sería la búsqueda de coproductores» y otros colaboradores para sacar adelante esta gran producción, cuyos primeros pasos se dieron a finales de la pasada legislatura, cuando Fanny Tur era consellera de Cultura.

«No puedo afirmar al cien por cien que la ópera no se vaya a estrenar en esta legislatura, pero dada la situación y sabiendo todo el trabajo que conlleva la creación y producción de una ópera de estas características, creo que no será viable hasta la siguiente legislatura», la que arrancará en 2023. En realidad, la confección de una ópera trae consigo «muchísimo trabajo, que afecta a diferentes profesionales», entonces «en el caso de que no la podamos arrancar ya, intentaremos que sea lo antes posible, pero haciendo las cosas bien, no me quiero adelantar a los acontecimientos, pero así como están las cosas tampoco puedo decir lo contrario», sostiene Malondra.

Restricciones

Mientras tanto, la Simfònica se va adaptando a las nuevas medidas y restricciones. «Hemos hecho más de 90 conciertos desde que el pasado mayo volvimos a trabajar», celebra Malondra, quien asegura que «esta situación lo hace todo más complicado, es una lucha constante». De momento, la formación que dirige Pablo Mielgo seguirá recalando en Trui Teatre con sus conciertos de abono ya que «hemos prolongado el contrato hasta mayo, que es cuando acaba la temporada».



Source link