Bajo la dictadura franquista se cumplió la profecía que en 1937 hizo el presidente Azaña: “Se tejerá una historia oficial para los vencedores, y acaso una antihistoria, no menos oficial, para los proscritos”.

Seguir leyendo



Source link