• Contará con cuatro fases y se evaluará su impacto cada cinco semanas para determinar si se pasa a la siguiente etapa


  • Las escuelas abrirán a partir del 8 de marzo y los pubs y restaurantes podrían volver a abrir a partir del 17 de mayo


  • El primer ministro avisa que, si bien la vacunación es la que permite albergar esperanzas, no permitirán erradicar el virus

“Ya se puede ver el final”. Este fue el mensaje optimista que envió este lunes el primer ministro, Boris Johnson, tras presentar la hoja de ruta de la desescalada del tercer confinamiento del coronavirus. Este plan se caracteriza por la precaución a la hora de eliminar restricciones y será un plan escalonado en los próximos cuatro meses. Y también porque quiere que sea un plan definitivo, que no haya vuelta atrás.

La hoja de ruta cuenta con cuatro fases con cuatro fechas de referencia escalonadas en los próximos cuatro meses. Entre cada una de las fases habrá cinco semanas de diferencia antes de avanzar hacia la siguiente, cuatro semanas para evaluar el impacto de la relajación de restricciones, y otra para comunicar la nueva fase. Todo dependerá del nivel del contagio del virus, que sigue estando por encima de los 10.000 contagios y más de 170 muertos diarios, y del avance del proceso de vacunación de la población. Ya se ha vacunado a 17,7 millones de personas, el 26,7% del total de la población. El objetivo de Johnson es vacunar al 100% de la población antes del 1 de julio.

Habrá fechas clave, de referencia. La primera será el 8 de marzo, cuando se reabrirán todas las escuelas de primaria y de secundaria. Esta decisión no ha gustado nada al sindicato de profesores ni a las asociaciones de directores de escuela, que han calificado estos planes de “locura” ya que corren el riesgo de prolongar el “ciclo perjudicial de escolarización interrumpida”. 

La decepción de los maestros de escuela

La hoja de ruta de Johnson se dio a conocer pocas horas después de que nuevos datos revelaran que los maestros tienen un mayor riesgo de dar positivo en la prueba de Covid que la mayoría de las otras ocupaciones, contrariamente a lo que dice el gobierno. También el grupo de asesores científicos para emergencias del gobierno advirtió, en un documento publicado en las últimos días que la apertura de las escuelas de primaria y secundaria podría aumentar los contagios en un 50% y proponían una reapertura gradual, primero las de primaria y después las de secundaria. Y esta era la petición de maestros y directores.

El 8 de marzo también abrirán algunos cursos universitarios en los que los estudiantes tengan que realizar prácticas presenciales. A partir del 29 de marzo se permitirá que un máximo de seis personas o dos núcleos familiares o de dos casas distintas puedan reunirse en espacios exteriores. “Ya no se pedirá legalmente a los ciudadanos que permanezcan en sus domicilios”, afirmó Johnson. Pero la gente seguirá teletrabajando desde casa y continuarán recomendando minimizar los viajes.

La segunda fase empezará a partir del 12 de abril cuando, si los resultados son los esperados, se permitirá que los negocios no esenciales como tiendas, peluquerías, gimnasios, piscinas puedan volver a abrir las puertas. La tercera fase no comenzará antes del 17 de mayo. En esta se eliminarán buena parte de las limitaciones de reunión en sitios abiertos y se permitirá la reapertura de pubs y restaurantes y la gente podrá volver a socializar en su interior. También se podrán reabrir áreas de juegos, cines y teatros. Se permitirán todo tipo de eventos, aunque estarán sujetos a la posibilidad de realizar pruebas diagnósticas de la COVID-19.

La vuelta a una cierta normalidad

La cuarta y última, si el plan va como el gobierno prevé, empezará el 21 de junio. Esta será la fecha clave cuando el Reino Unido podrá recuperar una cierta normalidad. Se relajarán todas las restricciones relacionadas con el contacto social. Por ejemplo, según Johnson, podrán volver a celebrarse grandes eventos, como bodas, y podría permitirse la entrada de espectadores en estadios de futbol. “Un año miserable darán paso a una primavera y a un verano que serán muy diferentes e incomparablemente mejores al panorama que vemos hoy a nuestro alrededor”, expresó Johnson.

La recuperación de una cierta sensación de normalidad coincidirá con la fecha en la que el gobierno espera que se haya vacunado a toda la población. “Siempre debemos ser humildes frente a la naturaleza, y debemos ser cautelosos. Pero realmente también creo que el programa de vacunación ha cambiado drásticamente las probabilidades a nuestro favor”. Las restricciones de distanciamiento social y para teletrabajar permanecerán hasta el 21 de junio como muy pronto. Johnson dijo que, gracias al programa de vacunación “ahora estamos viajando en un camino de sentido único hacia la libertad”, pero advirtió que ninguna vacuna no es “100% efectiva”, lo que significa que “tenemos que ser realistas” y ser conscientes de que “no seremos capaces de erradicar esta enfermedad”.

El turismo se queda sin Semana Santa

El sector más decepcionado por el plan de Johnson fue el turístico y de la aviación. Si bien permitirá a partir del 12 de abril los vuelos nacionales y la apertura de hoteles con ‘self-service’, no será hasta el 17 de mayo que el gobierno podría levantar la prohibición de los vuelos internacionales. O sea, se perderán la Semana Santa. Estos sectores son los más castigados por la pandemia y las restricciones y han exigido más compensaciones al gobierno. “Después del terrible impacto económico en el sector el 2020, ahora se ha asegurado que también sea golpeado el 2021″, se quejó la consejera delegada de asociación de operadores aeroportuarios, Karen Dee. Sin embargo, el consejero delegado de la asociación de compañías aéreas, Tim Aldersdale, agradeció al primer ministro que fijara el calendario para que pudieran planificar la temporada de verano.



Source link