Con esto de las medidas sanitarias por la pandemia, el presidente Barbón no pierde la ocasión de colocarse en el primer plano y comparecer como un valiente para comunicar las malas noticias. Visto lo cual, si la FSA, la sucursal socialista asturiana, tuviera un mínimo de lucidez ya estaría buscando candidato para encabezar su lista regional para las próximas elecciones autonómicas, porque el actual mandatario está achicharrado, claro que como el mandamás lavianés lo es también de ese órgano político y el resto son en su gran mayoría un grupo de inertes pelotilleros, es difícil que muestren un mínimo arrojo y persistan en colocar en cabeza al mismo Adrián Barbón: tendrán garantizado el bofetón electoral y es una pena.



Source link