SEVILLA, 12 Ago. (EUROPA PRESS) –

El parlamentario andaluz Ismael Sánchez ha solicitado a la empresa Vectrus Systems Corporation, concesionaria de los servicios de mantenimiento de la Base Aérea de Morón de la Frontera (Sevilla), que “no permita la represión sindical” hacia los trabajadores “emprendida por el mando militar estadounidense” por el simple hecho de “exigir información y medidas de seguridad” tras conocerse que soldados americanos residentes en la Base han dado positivo por Covid-19.

Para Sánchez, es “inadmisible” que tanto Vectrus como las autoridades militares aprovechen la situación de alarma e incertidumbre para “dificultar” la labor sindical de un comité de empresa que defiende los intereses de más de 300 trabajadores y que “lo único que persigue es que se trabaje con más seguridad y con mejores condiciones”, ha afirmado en un comunicado.

El dirigente de IU ha manifestado que es “realmente indignante” comprobar que en plena emergencia sanitaria, que está conllevando un “sacrificio enorme” por parte de los trabajadores y un mayor riesgo para ellos, sus familiares y entorno cercano, la compañía “responda con represalias, con motivos carentes de toda legitimidad moral y de dudosa legitimidad legal”.

“No se pueden mantener en pie los argumentos de pérdida de confianza”. “Tampoco es aceptable que a dos miembros del comité de empresa y a otros trabajadores que han denunciado la situación se les haya deshabilitado sus cuentas corporativas de correo electrónico, imprescindible para la su actividad profesional y para la realización de cursos de formación impuestos por el empleador”, ha concluido.

“A todas luces, esta actitud representa una seria ofensa a los derechos fundamentales de los trabajadores, atentando contra la libertad sindical, que se pretende frenar usando métodos de amedrentamiento”, ha sentenciado Sánchez.



Source link