MADRID, 13 Oct. (EUROPA PRESS) –

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, ha recomendado mantener los estímulos fiscales hasta que se afiance la recuperación de la economía, ya que su retirada prematura sería demasiado perjudicial.

Durante su intervención en un acto celebrado por el Fondo Monetario Internacional (FMI), el banquero central ha reconocido que los países de la eurozona saldrán de la crisis con unos niveles de deuda pública no vistos “en décadas”, por lo que será necesario un programa de consolidación fiscal para volver a una senda sostenible.

“Sin embargo, a corto plazo, el daño causado por la retirada prematura de las medidas de apoyo excedería cualquier posible coste de mantenerlas hasta que la recuperación muestre señales de suficiente fortaleza”, ha subrayado De Cos. El gobernador del Banco de España ha intervenido en el acto en calidad de miembro del Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) y sus comentarios no se han referido a ningún país en concreto.

Pese a la necesidad de mantener estímulos, De Cos ha indicado que, dada la “heterogeneidad” de los efectos de la crisis, durante la fase de recuperación sería recomendable que las ayudas fueran “mucho más focalizadas” y que su duración se ajustase a la de la crisis.

“Tendría sentido valorar la posibilidad de que las acciones dirigidas a ayudar a las empresas no involucren un aumento de sus obligaciones financieras como, por ejemplo, ayuda directa o, en algunos casos, a través de inyecciones temporales de capital”, ha agregado el gobernador.

Además, De Cos ha afirmado que es necesario que a nivel europeo se acometa una “agenda ambiciosa de reformas estructurales” para elevar el potencial de crecimiento de la economía de la eurozona, que “ya era bajo antes de la crisis”.

Con respecto a la política monetaria, el miembro del Consejo de Gobierno del BCE ha asegurado que “no hay espacio para la complacencia”, por lo que los estímulos del instituto emisor se tendrán que mantener hasta que se alcance la recuperación. Además, no ha descartado que la autoridad monetaria tenga que ser recalibrada o que se tengan que aprobar nuevas medidas.

“También es crucial que mantengamos la flexibilidad en la implementación de nuestro programa de compra de activos contra la pandemia [PEPP] para eliminar cualquier problema potencial de fragmentación financiera”, ha apostillado.



Source link