Héctor Sánchez ha puesto a sus compañeros y compañeras, presentes y futuros, en el centro de su reivindicación, por lo que se ha propuesto hablar con los diferentes grupos parlamentarios con representación en el Congreso para exponerles la importancia de mantener fuera del espacio público cualquier simbología religiosa, por respeto a todas ellas y para acabar con este anacronismo del sistema democrático.

Así, el pasado 15 de julio Héctor y su familia mantuvieron una videoconferencia con la Portavoz del PSOE de la Comisión de Educación y Formación Profesional del Congreso, Mª Luz Martínez, y con uno de los vocales de esta Comisión, Guillermo Antonio Meijón; y este mismo viernes, 28 de agosto, se reunieron presencialmente con la Diputada en el Congreso por Córdoba de Podemos y Coordinadora General de Podemos Andalucía, Martina Velarde, y un miembro de su equipo directivo, José Manuel Gómez. En ambos casos se les expuso la situación anómala que se mantiene en algunos centros educativos públicos con la presencia de simbología religiosa, como en el caso del IES San Roque de Dos Torres (Córdoba).

En ambas conversaciones, Héctor y su familia les trasladaron la posibilidad de que en la próxima Ley Orgánica de modificación de la LOE (LOMLOE), que se encuentra en fase de tramitación parlamentaria, apareciera un artículo inequívoco que dijera que «LA ÚNICA SIMBOLOGÍA QUE HABRÁ EN LA AULAS Y DEPENDENCIAS DE LOS CENTROS ESCOLARES PÚBLICOS SERÁ LA QUE REPRESENTE AL ESTADO ESPAÑOL». De esta manera, se respetarían los Derechos Humanos, la Constitución y el Estatuto de Autonomía Andaluz.

También se habló con los diputados y diputadas sobre la importancia de que se iniciasen los trámites para volver a poner en marcha la Ley Orgánica de Libertad de Conciencia y Religiosa, en la que se recogieran normas comunes para todas las confesiones religiosas, protegiendo los derechos de los no creyentes y garantizando la igualdad de trato para todos los ciudadanos/as sin que prevaleciera discriminación alguna entre ellos en función de su religión o creencias, y en la que se prohibiera expresamente la exhibición de símbolos religiosos en centros públicos. Una Ley necesaria para dejar atrás anacronismos de tiempos lejanos.

En ambos casos, las propuestas fueron atendidas por las diputadas y diputados y le trasladaron a Héctor su apuesta por avanzar en esas dos líneas, dándole las gracias por su perseverancia y compromiso en la defensa de los derechos humanos, que son garantía de una sociedad democrática y plural.

Print Friendly, PDF & Email





Source link