Un barco con cientos de migrantes a bordo, unos 450 según una primera estimación, fue rescatado durante la madrugada mientras se encontraba en peligro de zozobrar por el fuerte viento y fue escoltado hacia la isla italiana de Lampedusa, donde algunos habitantes salieron a protestar ante las numerosas llegadas.

El pesquero se encontraba a cerca de cuatro millas de la isla y debido al fuerte viento y la enorme carga corría el peligro de volcarse: la tragedia se evitó gracias a la intervención de las lanchas patrulleras de la Guardia Costera y la Guardia di Finanza italianas, que escoltaron la embarcación hasta el puerto.

La llegada de los 450 migrantes se unía a la de los cerca de 500 que habían llegado en unas 30 pequeñas embarcaciones a la isla en las últimas 24 horas y que provocaron una nueva emergencia en Lampedusa, que cuenta con un centro de acogida para cerca 200 personas y en el que ahora se encuentran hacinados un millar.

Protesta de ciudadanos de Lampedusa

El nuevo desembarco provocó la protesta de un grupo de ciudadanos encabezados por la exsenadora de la Liga Ángela Maraventano, que intento evitar el paso de los vehículos de emergencia al muelle. La situación en la isla había empujado este sábado al alcalde de Lampedusa, Totò Martello, a enviar una carta al presidente tunecino Kasis Saied, amenazándolo con llegar al país norteafricano con su barco, siguiendo la ruta de los migrantes en sentido inverso.

“Estamos de rodillas con estas nuevas llegadas en el centro de acogida. La situación es insostenible o el gobierno toma decisiones inmediatas o esto golpeará a toda la isla. Será la administración la que declare directamente la huelga, cerrándolo todo. No es posible seguir soportando esta posición del Gobierno“, afirmó a los medios el alcalde.

Mientras tanto, el barco humanitario Sea Watch 4, operado por la ONG homónima y Médicos sin Fronteras, se hizo cargo de 150 migrantes rescatados por la nave Louise Michel que se encontraba en dificultad y ahora espera un puerto con más de 350 personas.

“Más de 350 supervivientes, incluyendo embarazadas y niños, esperan a bordo del Sea Watch4. Se están llevando a cabo chequeos médicos a las recién embarcados. Con la clínica llena Médicos sin Fronteras trata a personas por quemaduras de gasolina, deshidratación, hipotermia y traumas“, explicó la tripulación en Twitter. Hasta este viernes habían desembarcado este año en Italia 17.985 migrantes, de estos 7.067 en julio y 3.968 en lo que va de mes.



Source link