GRANADA, 24 Jun. (EUROPA PRESS) –

El Ayuntamiento de Granada ha aprobado de manera inicial en pleno extraordinario el presupuesto para 2020 tras cinco años de cuentas prorrogadas, en virtud del acuerdo alcanzado por el gobierno local de PP y Cs con el PSOE, que han votado este miércoles a favor de estas cuentas frente al rechazo de Podemos-IU y la abstención de Vox.

Esta última formación, que apoyó la investidura de Luis Salvador (Cs) como alcalde de Granada, ha optado por la abstención en la votación alegando que se trata de un “presupuesto bastardo”, en cuanto que se aleja de lo que inicialmente estaba concebido por la composición del gobierno local y de la corporación, donde hay mayoría de centro derecha y, principalmente, porque estas cuentas “no están enfocadas” a su juicio a paliar los efectos de la crisis sanitaria.

El portavoz del grupo municipal de Vox, Onofre Miralles, ha tendido la mano para elaborar unos presupuestos acordes a las necesidades de la ciudad en 2021, incidiendo en que la “pelota” está ahora en el tejado del equipo de gobierno respecto a “si quieren seguir con políticas económicas “difusas y socialistas” o “entrar en la sensatez” que propone su grupo municipal.

En todo caso, el acuerdo cerrado por PP, Cs y PSOE ha permitido este miércoles la aprobación inicial de los presupuestos sumando 21 apoyos (siete de los populares, cuatro de la formación naranja y diez de los socialistas), en una sesión que se ha cerrado entre aplausos y en lo que el alcalde de la ciudad ha considerado como “un gran día para Granada”.

Al inicio del pleno Luis Salvador ha hecho hincapié en que la capital vaya a dotarse “por fin” desde 2015 de un presupuesto que es “fundamental” para la vida de sus ciudadanos y que, según ha recalcado, “solamente puede salir adelante desde la generosidad” y el buscar “puntos de encuentros” por el “interés común” en un momento en el que es “absolutamente determinante” dar “seguridad”. “Ganan los granadinos y gana la política, un mensaje que debe trasladarse a todos los lugares de España”, ha agregado.

En el mismo sentido se ha pronunciado el concejal de Economía, Luis González (PP), quien ha destacado que este paso permitirá hacer frente a un futuro complicado con un proyecto económico “real y posible”, así como la capacidad de los grupos políticos de ponerse de acuerdo en beneficio de la ciudad.

El portavoz del grupo socialista, Francisco Cuenca, ha apuntado no obstante que “los diez votos de los concejales socialistas no son un cheque en blanco, sino una obligación para cumplir las más de 22 medidas acordadas que se deberán incluir en el documento de presupuestos en su próxima fase de tramitación”.

En este sentido, ha reivindicado el trabajo de su grupo municipal, en un ejemplo — ha dicho– “de la incapacidad del actual alcalde, frente al grupo que ganó las elecciones el pasado mayo y que ahora ha hecho posible que la ciudad cuente con unos nuevos presupuestos”.

Así, el socialista ha advertido de que estará “muy vigilante” para que todo lo estipulado en el acuerdo vea la luz “tras forzar –ha dicho– al equipo de gobierno a rubricar unos acuerdos concretos para que los sectores más perjudicados por la pandemia no queden desprotegidos”.

El portavoz del grupo municipal de Podemos-IU, Antonio Cambril, ha justificado el voto en contra de la confluencia en que se trata de unos presupuestos “estériles” que no contemplan medidas para ayudar a las familias, que no recogen “ni una sola” de las propuestas de su grupo y que “no dirige todo su esfuerzo presupuestario” a paliar los efectos de la crisis del coronavirus.

EL PRESUPUESTO

La estimación de gasto del presupuesto asciende a unos 280 millones de euros, con unos ingresos de 287 millones, estando previsto que se incluyan posteriormente las modificaciones previstas en el acuerdo alcanzado por el gobierno local de PP y Cs con el PSOE.

El documento recoge el reconocimiento de una deuda histórica pendiente de seis millones de euros con la empresa Rober, concesionaria del transporte público. El resto del superávit previsto en el anteproyecto de las cuentas municipales se destinará a pagar a proveedores, tal como marca el Plan de Ajuste municipal.

El acuerdo con el PSOE sumará al presupuesto unos 4,5 millones de euros, según cifraron los representantes de los grupos firmantes en su presentación, para hacer frente a los efectos económicos y sociales de la pandemia.

Una vez se cierre el periodo pertinente para las alegaciones que se puedan plantear al presupuesto aprobado inicialmente, tendrá que ir de nuevo a Pleno para su aprobación definitiva, incluyendo ya las modificaciones del acuerdo, previsiblemente a mediados del próximo mes de julio.



Source link