Alejandra Mateo Fano | Este lunes 15 de noviembre a las 12:00 más de 200 personas se han reunido en el Hospital de Getafe para protestar contra la escasez de recursos en la sanidad pública del sur de Madrid a causa de la deficiente gestión del gobierno de Isabel Díaz Ayuso. La concentración, que fue convocada por la Plataforma por la Dignidad del Sur, ha contado con la enérgica participación de los vecinos y vecinas de Getafe así como con varias trabajadoras sanitarias de urgencias. Así, la protesta ha transcurrido inicialmente en forma de cadena humana y se ha agitado al son de consignas tan contundentes como “ la sanidad no se vende, se defiende”, “ menos banderas, más enfermeras” y “ Ayuso dimisión”. En ella se han respetado en todo momento las medidas sanitarias de distancia social y mascarilla obligatoria.

En un primer lugar
se ha procedido a la lectura del manifiesto de la plataforma convocante por
parte de María José, miembro de la Plataforma
por la Dignidad del Sur
y auxiliar de enfermería. En el documento se han
expuesto toda una serie de reivindicaciones y demandas dirigidas al gobierno de
la Comunidad de Madrid. Entre ellas, un gasto eficiente de los 1400 millones de
euros que recibió del gobierno central y que, según los protestantes, se están
despilfarrando en vez de invertirse en la salud pública. Además, solicitan
urgentemente que los hospitales del sur estén dotados de recursos de calidad,
abriéndose plantas y UCIs y fortaleciéndose los centros sanitarios existentes
en lugar de construirse otros nuevos desplazando al personal de los actuales
hospitales.

Asimismo, a lo largo de la concentración se ha puesto el foco en lo fundamental de la atención primaria para cortar de raíz los problemas que afligen desde hace años a la sanidad. “Aunque hoy nos urja poner en relieve la situación de los hospitales, no debemos olvidar la atención primaria, columna vertebral de nuestro sistema nacional de salud: hay que dotarla de medios y de personal”. María José añade que “no se contratan suficientes rastreadores, ni médicos, ni administrativos que puedan atender nuestras llamadas. No se trata de tener más UCIs, sino de que no se necesite llegar a ellas y eso lo consigue una adecuada atención primaria”. Reivindica que Madrid no necesita en estos momentos un hospital de 100 millones de euros, sino la apertura de aquellos centros existentes antes que construir uno nuevo.

Ana es profesional sanitaria y trabaja en urgencia general en el Hospital de Getafe. En su rutina vive muy de cerca los estragos de la precariedad que sufre hoy su sector, más aún desde que comenzó la pandemia del Covid-19. Visiblemente indignada por la falta de inversión en su sector, denuncia el agotamiento constante al que están sometidas sus compañeras como consecuencia de la insuficiencia de medios: “hay servicios cerrados, problemas a la hora de subir pacientes a planta porque las compañeras de planta no dan abasto”. Actualmente en los hospitales públicos no se está contratando suficiente personal en planta y ello hace que la urgencia acabe colapsando. Afirma con hastío que “los pacientes que obtienen ingresos permanecen a veces hasta 12 horas en la urgencia porque no pueden subir a planta y las compañeras no les pueden recibir”.

El descontento es
generalizado, la impaciencia aumenta día tras día y las vecinas de Getafe se
muestran hoy más combativas que nunca ante un problema que aflige directa e
indirectamente a toda la ciudadanía del sur. María José hace un llamamiento a
la movilización popular y colectiva, alegando que “ seguiremos luchando para vencer este virus, pero solo lo conseguiremos
con el apoyo de la sociedad, lo necesitamos para que nuestros médicos,
enfermeros y enfermeras, celadores, técnicos, limpiadores de todas las áreas
hospitalarias cuenten con unos recursos de calidad
”. Parece que esta
concentración no va a quedar en papel mojado y estas demandas seguirán a pie de
calle por parte de quienes están implicadas fervientemente en la dura batalla
contra la precariedad sanitaria.



Source link