Nueva jornada de violencia y disturbios en las calles del centro de Barcelona. Tres columnas de manifestantes procedentes de diferentes puntos de la ciudad condal se han unido poco después de las 18:00 horas en la plaza Universitat para sumarse a una manifestación convocada por colectivos independentistas en el marco de las protestas para exigir la libertad del rapero Pablo Hasél.

Bajo el lema «Lluitar, crear poder popular» (Luchar, crear poder popular), las columnas han salido de las plazas de Sants, Lesseps y de la confluencia de Gran Via con Marina, siguiendo el llamamiento de Arran y la CUP. La marcha se había iniciado al principio sin incidentes, aunque pronto han comenzado los altercados con la creación de barricadas mediante la quema de contenedores, el lanzamiento de objetos a la línea policial, la rotura de cajeros automáticos y el saqueo de escaparates.

Con el paso de los minutos se han intensificado los disturbios y grupos de manifestantes han tirado objetos contra la comisaría de la Guardia Urbana, e, incluso, han prendido fuego a una furgoneta de las autoridades cuando aún había agentes dentro del vehículo, aunque éstos han podido salir. Varios encapuchados han lanzado objetos contra la furgoneta y otro ha tirado después líquido inflamable, momento en que ha empezado el fuego: algunos lo han aplaudido y uno ha gritado: «Hijo de puta. Va, sal corriendo, cabrón».

Según han informado los Mossos d’Esquadra a través de Twitter, este sábado han sido detenidas unas 10 personas por los nuevos actos violentos y vandálicos, y al menos uno de ellos estaría relacionado con la quema de la furgoneta de la Guardia Urbana. Pasadas las 21.00h de la noche, los manifestantes han comenzado a dispersarse, antes de alcanzarse el toque de queda en Cataluña, fijado a la 22.00h.

De Casado a Colau: «condena rotunda» a la violencia

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha expresado su «condena rotunda» a los hechos violentos de hoy en Barcelona después de la manifestación pacífica que se había convocado para esta tarde. «El derecho a la protesta es totalmente legítimo. La violencia y el vandalismo, no», ha añadido en un tuit, recogido por Europa Press.

También el líder de la oposición, Pablo Casado, se ha pronunciado en la red social y ha achacado la responsabilidad de lo ocurrido a quienes desde el Gobierno de Pedro Sánchez «amparan y jalean» los disturbios callejeros algo que, a su juicio, «debe tener consecuencias». Asimismo, el líder popular ha criticado la «intolerable pasividad» del ayuntamiento de Barcelona y de la Generalitat de Cataluña ante los actos vandálicos.

Por su parte, el vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonès, ha lamentado también los disturbios de este sábado. «El saqueo o destrozo de comercios, la quema de mobiliario o el ataque a trabajadores públicos no son ni libertad de expresión ni de manifestación», ha dicho. En este sentido se ha expresado también el líder del PSC, Salvador Illa, que ha expresado su «apoyo sin fisuras» a la Guardia Urbana de Barcelona, los Mossos y las policías locales de Cataluña en una noche «de violencia gratuita».





Source link