Feliciano Ramírez Alcobendas. nació el 13 de diciembre de 1913 de mayo en Puebla de Don Rodrigo (Ciudad Real). Durante la guerra civil formó parte del Ejército Popular de la Segunda República, siendo detenido en su localidad de origen cuando regresaba del Campo de Concentración de cerro Muriano (Córdoba). Según nos cuenta su familia, su hermana había conseguido un salvoconducto para que le dejaran libre pero fue detenido antes de llegar al pueblo. Durante un día estuvo detenido en el cuartel de la Guardia Civil de Puebla de Don Rodrigo junto a otras personas. Al día siguiente de su detención varios hombres fueron recogidos en un camión y no se volvió a saber de ellos, varios vecinos del pueblo fueron testigos de ello, avisando a la hermana que fue corriendo en su auxilio sin poder hacer nada y esta fue la última vez que lo vio con vida.

Las hermanas de Feliciano seguidamente se desplazaron a la cárcel de Almadén a informarse sobre el paradero de su hermano, pero le notificaron que allí no había ingresado. Tiempo después la familia supo que fue ejecutado el 2 de noviembre de 1940 cerca de Almadén en lo que se conoce como el Camino Corral Sancho. hecho constatable en el acta de defunción con fecha de 3 de noviembre de 1940 e inscrita en el Registro Civil de Almadén. Según el acta de defunción falleció en la finca llamada Corral de Sancho a consecuencia de heridas de arma de fuego y su cadáver recibió sepultura en el Cementerio de Almadén.  Después de un estudio previo del caótico y rudimentario libro de enterramientos, llegamos a localizar el lugar exacto de la inhumación de Feliciano Ramírez.

Este caso no es nuevo para la Asociación, ya que en el año 2011 un equipo de voluntarios trabajó en la búsqueda de su padre Vitoriano Ramírez García, asesinado ocho días más tarde que su hijo, acusado de colaborar con la guerrilla, asesinado y enterrado en el cementerio de Puebla de don Rodrigo. En esa ocasión no fue posible encontrar sus restos.

La intervención en busca del cuerpo de Feliciano se inició el 3 de agosto de 2020, pese a la dureza del terreno y a la mala conservación de los restos la exhumación fue un éxito. Ahora solamente falta la confirmación de su identidad que proporcionarán los correspondientes análisis antropológicos y de ADN.

Exhumación Almadén (Ciudad Real)






Source link