La pandemia global de coronavirus COVID-19 puso en jaque a la economía de miles de emprendedores y empresas de todo el planeta. Y la Argentina no fue la excepción. En medio de un contexto complicado, un argentino fabrica diseños en neón de LED y su empresa creció 150% en menos de un año.

NeónLED fue fundada en 2018 por Facundo García luego de un viaje al exterior. El emprendedor observó un fuerte resurgimiento del neón y decidió traerlo a América Latina. Durante los 60s y 70s, el uso de neón se popularizó en las grandes ciudades y en la publicidad. En la década de los 80, se comenzó a utilizar por artistas. 

Facundo García, emprendedor. 

El argentino estudió diseño de imagen y sonido en la Universidad de Palermo. Comenzó con una inversión inicial de US$ 45.000 y reconvirtieron la luz led para fabricarla en un tipo de silicona irrompible. Trabajaron con marcas como Converse, WeWork y Johnnie Walker y esperan facturar US$ 500.000.

La iluminación de neón tradicional consistía en tubos de vidrio o bombillas brillantes y electrificados y su color depende del gas del tubo. Para crear diferentes colores, se usaban gases nobles, hidrógeno, helio, dióxido de carbono y mercurio. Para lograr el color, los gases y químicos se amplificaban con electricidad para “excitar” a los electrones de los átomos.


Mirá también

Una startup argentina desarrolló Regret, un “botón de arrepentimiento” para que emprendedores eviten sanciones de la Secretaría de Comercio Interior. Cómo funciona. 

En medio de la pandemia, NeónLED se expandió a Chile, Brasil, Paraguay, Perú y Barcelona. Hoy, fabrican 600 neones por mes. Manejan la estrategia de la compañía a través de canales completamente digitales. Las ventas se realizan a por su tienda online e Instagram, donde alcanzaron 200.000 seguidores. “La pandemia nos sirvió para acelerar nuestro proceso de digitalización y crear nuestro propio marketplace para venta minorista”, afirma el fundador.

Los diseños son sustentables y ecofriendly ya que no utilizan gases nocivos y su consumo es muy bajo. “Es muy respetuoso con el medio ambiente, algo que para nosotros es fundamental y que fue el motor principal para crear la marca”, explica García.

El emprendedor busca darle un giro de 360° al arte de su compañía para apoyar proyectos artísticos independientes. Su plataforma permite a artistas, ilustradores y diseñadores crear piezas en neón y cobrar una comisión por venta.



Source link