No aprenden, más bien no quieren aprender, o tal vez no sepan. Otro líder de los empresarios de España, esta vez el que representa a los de Valencia, José Vicente González, vuelve a destacarse por unas declaraciones que atacan a los desempleados. Esta vez asegura que tal y cómo está la situación, los desempleados no se pueden poner exquisitos con los puestos de trabajo que les ofrecen. Ha dicho que no existen ni trabajos basura ni sueldos basura. Luego por supuesto ha pedido disculpas, declarando que las declaraciones están sacadas de contexto y diciendo que no tuvo un buen día cuando hizo dichas declaraciones. Creo que esta escusa está muy manida y que simplemente los representantes de los empresarios dicen lo que piensan y por ello son votados por sus compañeros de profesión.

Asegura que ya hay muchos desempleados que no tienen ningún tipo de ayuda y que es un drama nacional y que hay que crear empleo. Recordemos que parte de la culpa que haya desempleados sin ayudas es del Gobierno y su estúpida y contraproducente reforma laboral, impulsada para hacer realidad las exigencias de los empresarios como el que hace estas declaraciones, como la de reducir las indemnizaciones que se cobraban por despido y hacer éste prácticamente gratuito, ya que muchísimas de las indemnizaciones las paga el Fondo de Garantía Salarial, que se financia a través de las empresas, pero hay una parte que pone el Estado, o sea nosotros. De esta manera se ahorran un pico.

Todos los empresarios y sus representantes en estas asociaciones deben estar exultantes, ya que todo lo que piden al Gobierno les es concedido con una celeridad inaudita. Yo sinceramente creo que lo único a lo que se ha dedicado el Ejecutivo desde que llegó al poder es a hacer recortes y a favorecer a los empresarios perjudicando así a los trabajadores. Todo obedece a un plan establecido por la derecha en el cual con la reforma laboral se ha abaratado el despido, se han reducido las indemnizaciones, se ha dejado la negociación en manos del empresario y se han bajado los sueldos de manera escandalosa. Esto ha provocado el despido de los trabajadores con más experiencia, contratando a otros más baratos o no contratando a nadie, cargando más a los no despedidos con horas extraordinarias que no cobran y que curiosamente ya eran los que tenían un sueldo ya de por sí reducido. Todos tenemos un familiar o conocido a quien su jefe obliga a hacer horas extra sin cobrarlas, mientras no contrata a nadie, pero vemos que amplía su negocio cada vez más.

La empresa española ha conseguido todas sus exigencias, y gracias a ello los sueldos han bajado, lo que ha provocado el aumento del margen de beneficio. No vemos sin embargo que los empresarios hagan inversiones, ni ahora ni nunca, en industria más moderna y competitiva, mientras los demás hacen televisiones de plasma y productos de alto consumo, nosotros fabricamos productos de bajo valor o simplemente nos dedicamos a la construcción y a los servicios, que ha dado como resultado la situación que padecemos.

Mientras hasta ahora nuestras universidades han producido los trabajadores mejor formados de la historia, los empresarios no han dedicado ni un euro a invertir para la modernización de la industria, única salida a esta crisis. Prácticamente no hay empresas tecnológicas de nacionalidad española, no fabricamos circuitos integrados, la tecnología es una industria residual en nuestro país y eso o lo cambiamos o nos va a matar. Aquí lo que se lleva es la intermediación, o sea comprar un producto, no añadirle un ápice de valor y venderlo mucho más caro. Esto por supuesto encarece el producto y no se crean puestos de trabajo de calidad. Esta forma de proceder es la que se emplea en los productos agrícolas y provoca que el campo español viva de subvenciones.

Eso sin hablar de la Construcción que ha sido primero el oro y luego el cáncer de la economía española. Los excesos de la industria con la colaboración de la Administración, cuya mayoría de miembros también son o han sido empresarios ha provocado que hayamos tenido que rescatar alguna constructora, que en España haya decenas de carísimas infraestructuras que no se pueden utilizar y que han costado un dineral que hemos pagado todos. A pesar de los esfuerzos de los representantes de los empresarios por decir que no valemos para nada, ello es mentira, valemos para pagar los fiascos que ellos provocan, Canal de Panamá, trenes de alta velocidad, aeropuertos, ciudades de arte o justicia, autopistas inútiles etc.

Baste decir que los principales empresarios españoles del IBEX 35 son un 67% más ricos desde que gobierna la derecha. Y eso que según ellos los trabajadores no servimos para nada. Quienes no sirven para nada, excepto para forrarse a nuestra costa son ellos, los empresarios basura, especie muy extendida en España.

Comparte y Disfruta These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • Facebook
  • Twitter
  • Meneame
  • Google Bookmarks
  • MySpace
  • del.icio.us
  • BarraPunto
  • LinkedIn
  • email
  • Print
Saturno Devora

Saturno Devora

Irreverente, imposible, inconformista, incrédulo, intenso y mordaz.
No creas nada hasta que lo hayas probado por ti mismo...
Saturno Devora

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.