• Las medidas tomadas por Sanidad no serán de obligado cumplimiento hasta que consten en las legislaciones de las autonomías


  • El sector del ocio nocturno llevará ante los tribunales las medidas adoptadas por el Ejecutivo


  • El PP balear da por “concluida” la temporada turística tras la decisión de Alemania de considerar España como zona de riesgo

Hosteleros y empresarios del ocio nocturno se sienten “perseguidos” por el Gobierno, que en su opinión les señala como principal causante del repunte de contagios que suma más de 800 rebrotes en el país. Si alguno de ellos pensaba en salvar la ruinosa campaña de verano de 2020, las nuevas medidas del ministerio de Sanidad acordadas con las comunidades autónomas para atajar la incipiente segunda oleada echa por tierra cualquier esperanza. Se teme el cierre definitivo de más de 65.000 establecimientos.

La obligatoriedad de cerrar discotecas, junto a las restricciones a los horarios de bares y restaurantes, así como las trabas a fumar en las terrazas ponen en peligro más de un millón de empleos en el sector. Por si fuera poco, el anuncio de Alemania, que declara a toda España -con la excepción de las islas Canarias- como ‘zona de riesgo’ provocará un éxodo masivo de turistas germanos, segundo país emisor de visitantes extranjeros a España, con más de 14 millones de visitantes en 2019.

Contagios en aumento

Tras varias semanas con la epidemia controlada y con el aumento de los desplazamientos por las vacaciones de verano, gran parte de las comunidades autónomas han visto cómo el número de contagios diarios de coronavirus ha ido ascendiendo hasta niveles que no retrotraen al mes de mayo en las últimas semanas.

Los positivos no han parado de subir desde mediados de julio, pasando de forma vertiginosa de los 390 nuevos casos confirmados en la jornada del 15 de julio a los 2.985 notificados este viernes. No obstante, cabe destacar que, aunque las consecuencias de los rebrotes son evidentes, el número de pruebas PCR que se realizan es infinitamente mayor al que se realizaba en marzo, cuando la pandemia ha resultado más grave en España. 

Mientras que en abril la tasa de PCR realizadas por cada 1.000 habitantes se situaba en torno a las 20 personas, a 6 de agosto esa cifra ha subido a las más de 100, según informaciones del Ministerio de Sanidad. Las comunidades que más pruebas de este tipo han hecho son País Vasco, Navarra y Asturias.

En esta oleada de rebrotes, el perfil del contagiado ha cambiado: joven (la edad media ha disminuido de los 63 a los 40 años), asintomático o con síntomas leves. Un grupo de edad que se ha asociado este verano, como cualquier otro, al ocio nocturno, donde en muchos casos no se han cumplido las medidas de seguridad para evitar más casos.

Esto, unido a los rebrotes confirmados en estos locales, ha hecho que varias comunidades autónomas  hayan ido ordenando el cierre de discotecas y pubs. Lo mismo ha ocurrido con la prohibición de fumar en la calle si no se puede mantener la distancia mínima de seguridad, medida en la que han sido pioneras Galicia y Canarias.

Incluso el consejero de Sanidad de Extremadura, José María Vergeles, admitió este jueves en rueda de prensa que la región ha entrado en una segunda oleada de coronavirus.

Finalmente, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha tomado las riendas de la situación y ha anunciado este viernes nuevas medidas para frenar el coronavirus. Entre ellas, el cierre de discotecas y pubs en toda España, la prohibición de fumar anteriormente citada, y el adelanto de la hora de cierre de bares y restaurantes a la 1 de la madrugada, sin poder admitir clientes a partir de la medianoche.

El ocio nocturno llevará la medida a los tribunales

Aunque las medidas no serán de obligado cumplimiento hasta que las comunidades autónomas no las reflejen en sus legislaciones, las reacciones del ocio nocturno y la hostelería no se han hecho esperar. Ambas han sido una muestra de total rechazo hacia la decisión del Ejecutivo. El presidente de España de Noche, Ramón Mas, ha afirmado este viernes que el sector del ocio nocturno llevará a los tribunales la decisión del Gobierno central de cerrar las discotecas y los bares de copas, al mismo tiempo que exige a las comunidades autónomas un plan de rescate económico.

Ya estamos cansados de esta situación. No se puede jugar así con el patrimonio, las empresas, los trabajadores y tantas familias”, ha agregado Mas. Desde la patronal alegan que la medida supondrá el “bloqueo y colapso” del sector, y que el plan que piden servirá para proteger a las 25.000 empresas y los más de 200.000 trabajadores de esta rama de actividad.

Hostelería avisa de despidos

La Confederación Empresarial de Hostelería también se ha pronunciado sobre las medidas del Ejecutivo, y ha advertido que este sector no puede asumir mas restricciones, en relación a la hora de cierre adelantada y la prohibición de fumar, algo importante en sus terrazas. Alegan que la decisión se ha tomado “sin ningún tipo de apoyo” para el sector, y aseguran que esta “persecución” pone en riesgo entre 900.000 y 1,1 millones de puestos de trabajo directos e indirectos.   

Desde este sector y el ocio nocturno lamentan la “falta de diálogo” que ha existido con la administración sanitaria. Aunque han advertido que cumplirán con la normativa establecida, advierten que tendrá como consecuencia la reducción de plantillas y el cierre de numerosos locales.

Hostelería España ha criticado la “falta de coordinación y planificación del Gobierno” y apunta que la caída de la demanda que sufre la hostelería supone que a día de hoy un 20% de los negocios hosteleros no hayan podido abrir todavía, y estima que de aquí a final de año unos 65.000 establecimientos cerrarán definitivamente.

España, zona de riesgo para el turismo alemán

A las medidas adoptadas por Sanidad se le ha unido la decisión de Alemania de considerar España, excepto Canarias, una “zona de riesgo” para viajar por el coronavirus. La portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores del país germano, Maria Adebahr, ya había avanzado este viernes que el equipo de la canciller Angela Merkel estaba barajando la posibilidad de emitir la recomendación de no viajar a Baleares, epicentro del turismo alemán en España. 

La decisión del Ejecutivo alemán supone que quienes regresen de nuestro país deberán someterse a una prueba y podrían quedar sujetos a cuarentena, en función de lo que decidan los gobiernos regionales.

El presidente del PP en Baleares, Gabriel Company, ha asegurado que con la decisión de Alemania “la temporada turística puede darse por concluida” en el archipiélago. “Ni el Govern ni el Gobierno han aprovechado la insularidad que podría habernos ayudado para controlar la situación y convertirnos en un destino seguro de verdad”, ha afirmado.

El año pasado, 11,4 millones de alemanes visitaron España y gastaron 12.002 millones de euros, según datos de la asociación Exceltur. Estos datos convierten a Alemania en el segundo país emisor de turistas extranjeros de España, solo por detrás de Reino Unido.



Source link